Lecciones de la Pandemia

¿No es triste considerar que sólo la desgracia hace a los hombres hermanos?

–Benito Pérez Galdós.

 

En primer lugar, la solidaridad, esa virtud que nos distingue como especie y como raza; a lo largo y ancho de todo México se multiplicaron los casos de vecinos, grupos o asociaciones que se organizaron para brindar apoyo y ayuda a quienes quedaron indefensos a causa del parón económico o del confinamiento. Millones de personas perdieron sus empleos o sus fuentes de ingreso pero millones también hicieron un esfuerzo por tenderles la mano. Despensas, comidas, medicamentos… una enorme movilización se desplegó por todos los rincones del país y del mundo. 

Quienes no tenían nada material que aportar, brindaban su tiempo o energía para ir a la tienda o al mercado para traer la comida del adulto mayor que no podía salir a la calle, o llevarle medicinas al enfermo, o simplemente estar al pendiente y darle ánimos. También muchos pequeños y mediano empresarios apechugaron y cubrieron de sus ahorros el sueldo de sus empleados, a pesar de no tener ventas.

Higiene: Sin duda a partir del 2020 las nuevas generaciones serán más cuidadosas en su higiene personal; costumbres que siempre debieron ser omnipresentes ahora sí se aplicarán más: el lavado de manos frecuente, el cepillado de dientes, la limpieza en casa, el procurar una buena ventilación… numerosas buenas costumbres se han ido incorporando a nuestros hábitos diarios y deberán permanecer.

Salud: Hoy hay más conciencia del cuidado de la salud: millones de personas dejaron de fumar en todo el mundo a causa de la pandemia, cobró relevancia la lucha contra la obesidad, la diabetes y la hipertensión. Mucha gente (y es de esperarse que también los sistemas de salud oficiales) impulsará la práctica del ejercicio físico, la alimentación balanceada, el chequeo periódico para estar en mejores condiciones de salud. Hoy sabemos que hay costumbres y alimentos que fortalecen el sistema inmunológico: consumir cítricos, alimentos con vitamina D, agua en abundancia, evitar el estrés, dormir bien, todas esas sencillas pero importantes costumbres nos ayudarán a estar mejor preparados ante las adversidades.

Conciencia Social: Hoy sabemos que con, sin o a pesar del gobierno somos una nación más grande que nuestras calamidades: Hasta el momento y según cifras oficiales, México ha perdido casi un cuarto de millón de vidas a causa del Covid; otros números más realistas sitúan las muertes en alrededor de medio millón. De cualquier manera es una pérdida brutal: el doble o el triple de los japoneses muertos por los bombazos atómicos. 

Hoy, sin haber vencido totalmente a la pandemia queda claro que queremos volver a crecer. Si Japón se pudo convertir en un gigante apenas años después de haber sido destruido ¿por qué nosotros no? Hay una enorme tarea de reconstrucción por delante: la educación, la economía, el empleo, las instituciones de salud, el sistema político. Es posible afirmar que en el 2020 México tocó fondo. Hoy no queda más camino que ir hacia arriba.

 

 

Los comentarios están cerrados.