Londres reafirma compromiso climático y une lazos con Joe Biden

Boris-Biden

Entre sus "comentarios racistas" y su imagen de populista, el primer ministro británico Boris Johnson no tiene buena prensa en el entorno del presidente recién elegido Joe Biden, pero Londres cuenta con su compromiso con el clima para salvar su "relación especial" con Estados Unidos. 

Toda la ambivalencia del presidente electo de Estados Unidos con respecto a Gran Bretaña se resume en un video, que se volvió viral después de haber sido compartido el sábado por un periodista de la BBC: "¿La BBC? ¡Soy irlandés!", bromea Biden, esquivando así en enero las preguntas de un periodista británico. 

Aunque la reacción era humorística, el tono no lo era.

Boris Johnson no encontró necesariamente un amigo en la persona de Joe Biden que, desde entonces, expresa su descontento después de la introducción de un proyecto de ley controvertido sobre el acuerdo del Brexit.

Volviendo parcialmente sobre algunas disposiciones relativas a Irlanda del Norte, este texto hace temer a los demócratas un retorno de las tensiones en la provincia británica, donde tres décadas de disturbios causaron 3.500 muertos.

Biden había advertido en septiembre que el Reino Unido podía decir adiós a cualquier acuerdo comercial post-Brexit con Estados Unidos si Irlanda del Norte se convertía en la "víctima" de su divorcio con la Unión Europea.

Concluir un tratado transatlántico no será en ningún caso "un juego de niños, sea cual sea (la administración) estadounidense", estimó el domingo en una entrevista televisada Boris Jonhson, juzgando que tenía "buenas posibilidades" de lograrlo.

 

- Defender juntos la democracia y la libertad de expresión -
 

Las tensiones entre los dos dirigentes remontan en el tiempo. Mientras Boris Johnson se acercaba a una victoria rotunda en las elecciones legislativas del pasado diciembre, el entonces candidato a la Casa Blanca lo calificó con desprecio de "clon físico y emocional" de Donald Trump.

Al dirigente británico algunos demócratas le reprochan sus comentarios provocadores sobre Barack Obama. En 2016, afirmó que el entonces presidente de Estados Unidos, del que Biden era vicepresidente, tenía una aversión hacia el Reino Unido por sus orígenes "en parte kenianos".

El líder conservador está ahora tratando de hacer las paces y fue uno de los primeros líderes europeos en felicitar a Joe Biden por su victoria. 

En términos políticos, el Reino Unido está mucho más cerca de Joe Biden sobre el cambio climático de lo que lo estaba con la administración Trump. 

Johnson se regocijó el domingo de poder trabajar con Biden en "temas cruciales", mientras que el Reino Unido se prepara el año próximo para asumir la presidencia del G7 y acoger la conferencia internacional sobre el clima COP26.

Inicialmente prevista para esta semana en Glasgow, la COP26 fue pospuesta hasta noviembre de 2021 debido a la pandemia de covid-19, lo que permitirá a Johnson negociar con Biden -que prometió retornar al Acuerdo de París "en el primer día" de su presidencia- en lugar de hacerlo con la administración de Trump, escéptica sobre el clima.

"Podemos lograr más cosas juntos de lo que podríamos lograr por separado", declaró Johnson el domingo en la BBC, alabando la "relación especial entre Estados Unidos y el Reino Unido" que "dura desde hace décadas".

Londres sucederá a Estados Unidos en la dirección del G7, y este traspaso constituye "una oportunidad para presentar al mundo, en una tribuna común, nuestra visión sobre el cambio climático", estimó el senador estadounidense Chris Coons, cercano aliado de Joe Biden.

Boris Johnson insistió en los valores comunes (de ambos países) -la protección de la democracia, la libertad de expresión y los derechos humanos- "que actualmente están amenazados", pero que las dos naciones podrán defender juntas, "como lo han hecho muchas veces en el pasado".

Comparte