En Los Cabos y BCS, Muerto El Rey, Viva el Rey

Columna Palabra de Mujer

 

 

Todo fin de sexenio es complicado y siempre ya en los últimos meses de todo gobierno vienen las expresiones sociales de descontento porque ya no alcanza el presupuesto, se cierran los programas, pero a quien le ha tocado sin duda un cierre mucho más complicado es al actual gobernador, Carlos Mendoza Davis, porque a todo esto se suma algo que nadie había previsto, el covid-19, que ha implicado mucho esfuerzo y la necesidad de priorizar el gasto en salud.

 

Y es que en las últimas semanas “le ha llovido sobre mojado” al gobierno de Mendoza Davis, ha habido manifestaciones de maestros de telebachillerato, inconformidad por parte de la Asociación de Estudiantes Sudcalifornianos en México; exigencia por parte de algunos directivos y alumnos de que se les entreguen los vales de uniformes, conflictos por falta de recursos de los ayuntamientos de La Paz, Comondú y Mulegé, el reciente cese del Secretario de Seguridad Estatal, Germán Wong, por alterar el orden público, entre otros temas.

 

Pero lo que si ha llamado la atención es lo que está pasando con el Fideicomiso de Turismo de Los Cabos, (Fiturca), que está enfrentando serios problemas por falta de liquidez, pero se preguntará estimado lector, porqué está pasando eso, cuando los números en la actividad turística en Los Cabos están en condiciones incluso mejores que en el 2019, tanto en la llegada de turismo extranjero, como en la tarifa, que está más alta hoy en tiempos de pandemia y ya por reactivarse eventos importantes, como el próximo World Meetings Forum (WMF) Los Cabos que será presencial a realizarse a finales de agosto.

 

Y esta reactivación, hay que reconocerlo, es debido a las intensas campañas promocionales del Fiturca, sobre la realidad del destino en tiempos de pandemia, donde se informa al turista nacional e internacional de los protocolos de bio seguridad que se aplican en toda la cadena turística; por el tema de la vacunación y las buenas experiencias de turistas que han visitado el destino.

 

Entonces, si los números no fallan, si están llegando más turistas, si ha aumentado la tarifa promedio del destino, porqué entonces no están canalizándose los recursos a este fideicomiso provenientes del 3 por ciento del Impuesto al Hospedaje.

 

Y ya lo reconocía Rodrigo Esponda, entre más turistas lleguen al destino y la tarifa esté mejor posicionada, incrementa el recurso vía este impuesto.

 

Son muchas preguntas las que deberá responder el Secretario de Finanzas, Isidro Jordán, porque no hay justificación del porqué no se haya destinado los recursos derivados de este impuesto de parte del 2020 y lo que va del 2021, porqué lo están reteniendo, porqué no lo liberan, muy buena pregunta y ya el funcionario estatal habrá de aclarar lo que está pasando.

 

En su columna Carlos Velázquez, aborda este asunto y señala que el que estos recursos estuvieran etiquetados para la promoción no significa que técnicamente el gobierno del estado pueda usarlo para otros fines y es algo que nunca había sucedido.

 

También cita que el último factor que dejó sin opciones al gobierno estatal fue que las reglas de disciplina fiscal vigentes impiden que los gobiernos estatales consigan financiamiento en los últimos tres meses de su periodo constitucional y que si bien le va a Fiturca sería hasta que entre la nueva administración, el 15 de septiembre cuando pueda cumplir sus compromisos financieros.

 

Es un tema que preocupa, porque si decae la promoción turística, afectará a la gran mayoría de la población, pues depende el municipio en más del 90 por ciento de la actividad turística.

 

Habrá que ver como resuelven este asunto o si se dejará de herencia a la siguiente administración estatal, lo que si es cierto que el Secretario de Finanzas tendrá que dar cuentas al respecto, ojalá y le alcancen los tiempos para dar certeza al tema de la promoción turística.

 

Ante lo que está pasando, vino a mi memoria la novela “Si el Aguila Hablara” de Miguel Alemán Velasco, que hace una reflexión de las distintas etapas por las que pasa un mandatario federal: en el primer año adopta el síndrome del santa clause, que todo lo quiere resolver personalmente; el segundo año el del coordinador cuando agrupa, delega, reorganiza; en el tercer año el síndrome del Mesías, todo va a cambiar por ser la gran potencia; en el cuarto año de las mil y una noches; el quinto el de Iván el Terrible, no confía en nadie y llega el sexto año el síndrome del Premio Nobel, donde espera el reconocimiento a sus logros. Quizá esto también aplique en el caso de las gubernaturas, donde los primeros años se destacan todo los aciertos pero al final salen las inconformidades.

 

En el ámbito municipal, ya se realizó la segunda sesión de la Comisión Mixta para la Entrega Recepción y trascendió que el alcalde electo trae en la mira a tres dependencias municipales: Catastro, Tesorería y Oficialía Mayor.

 

Pero quien ni suda ni se acongoja por estos señalamientos es el Tesorero Municipal, Rigoberto Arce Martínez, que dio una amplia explicación de su dirección general anticipando que no dejará este gobierno adeudos; incluso el Contralor Municipal dijo que lleva el 100 por ciento de avance en estos trabajos, lo que no pasó así con el director del Rastro, de quien se dijo, no ha presentado los informes.

 

Quienes si estuvieron preguntando sus dudas e inquietudes fueron la síndica electa Alondra Torres y el tesorero electo, Jonathan Vargas; ojalá y ese entusiasmo perdure durante toda la administración y tomen en cuenta la recomendación que el presidente López Obrador, hizo a los gobernadores electos, de que no lleguen a tapar las “irregularidades” de los gobernantes salientes.

 

Si se confirma que revisarán bajo lupa, que sea en todas las dependencias, por ejemplo Oficialía Mayor, porque nunca se supo si se licitaron las adquisiciones, no sesionó el forma el Comité de Adquisiciones; también bajo lupa el Organismo de Agua Potable, Catastro, sería sano la auditoría forense, a ver si es cierto que hay esa intención.

 

Trascendió que están muy ocupados los regidores electos por la repartición de las comisiones edilicias, sobre todo las más peleadas son agua potable, desarrollo urbano, obras públicas, Protección Civil, lo más recomendable sería que fuera por perfiles y que los próximos ediles se comprometan a trabajar en serio, no como en el actual Cabildo que hubo regidores que ni siquiera un dictamen presentaron, ya hablaré más adelante de eso, habría también que calificar a los ediles, yo creo que varios saldrían reprobados y no alcanzarían ni el 5 de calificación.

 

Alguien aseguró a esta reportera que los regidores electos no están presentando su lista alterna de funcionarios al alcalde electo, Oscar Leggs Castro, como se ha rumorado, aseguran que en la elección de funcionarios se valorará el perfil y que no privará el amiguismo a la hora de decidir quien estará al frente de cada dependencia, habrá que ver si esto es cierto, tiempo al tiempo.

 

Hasta aquí

Los comentarios están cerrados.