“Los pocos recursos y la toma de decisiones centralizada son un reto para las ANPs”

“Los pocos recursos y la toma de decisiones centralizada son un reto para las ANPs”
San José del Cabo.- Sin duda, los grandes retos para las áreas naturales protegidas son los pocos recursos que se le destinan a nivel federal, así mismo la toma de decisiones en un poder centralizado que finalmente repercuten en un problema local, así lo señaló Carlos Eduardo Narro Flores, consultor ambiental. Por igual forma, reconoció que con la disminución de las actividades humanas por la pandemia, las condiciones del planeta se perciben con mejoras muy significativas, ello lo mencionó en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, destacando que este año se dedicó al reconocimiento de la pesca ilegal, que es uno de los factores en el ámbito marítimo más perjudicial y que en el caso del estado sudcaliforniano y el municipio cabeño repercute directamente en la pesca deportiva y a su vez en la economía local. “El gran reto que yo considero que debemos seguir trabajando, es buscar que administrativamente se trasladen las actividades y los pocos recursos que quedan a las entidades federativas, estados y municipios, para que las respuestas y las acciones sean expeditas y las actividades de evaluación y seguimiento se den a nivel central o regional, pero no las decisiones que día a día se deben tomar para evitar que se saqueen los huevos de tortuga en las playas, que cambie el uso de suelo de las regiones silvestres para convertirlas en urbanas o se realicen actividades altamente perjudiciales de extracción de recursos en zonas de alta fragilidad, obedeciendo a una política nacional cuando el problema se convierte en un detrimento local”. Asimismo, hizo un llamado a seguir conservando las áreas naturales protegidas como un lugar fundamental del territorio, así como del funcionamiento de los ecosistemas continentales y globales, indicando que es fundamental buscar la racionalidad más amplia en el aprovechamiento de los recursos naturales de las zonas terrestres y marinas. Por igual forma, destacó y gracias a la presión de la sociedad sudcaliforniana se logró decretar ciertas zonas como áreas naturales protegidas, señalando que finalmente los ciudadanos son los actores que identificaron la particularidad de los ecosistemas, por lo que promovieron y empujaron para que se lograran los decretos. “Gracias a la sociedad sudcaliforniana se logró el decreto de la Biosfera de la Sierra de La Laguna, El Vizcaíno, las Islas del Golfo, las Islas del Pacífico, Cabo Pulmo, en su momento Cabo San Lucas, el Estero de San José y ninguna de éstas se hubiera logrado sin el empuje, reconocimiento y la perseverancia de las personas, por lo que la capacidad de identificación de estas áreas, así como de mantenimiento y conservación de las mismas sólo va a ser posible con la presencia y la acción directa de la sociedad, quienes somos los que nos vemos privilegiados con los beneficios de estas áreas primeramente, ha sido ejemplo a nivel estado, nacional y en otras áreas la actitud de aprovechamiento de estas áreas naturales protegidas, de salvaguardarlas en primera instancia y después modificar nuestras actividades para tener una relación armónica con la naturaleza del estado y esto se ha manifestado particularmente con las comunidades que viven dentro de las áreas naturales protegidas o colindantes”. Reiteró que gracias a la contingencia sanitaria por la pandemia del Covid-19 y el aislamiento de los seres humanos, en todo el planeta se perciben mejoras muy significativas. “La disminución de la actividad humana en todos los sectores se ha reflejado en la mayor presencia de la vida salvaje o vida silvestre en áreas urbanas o semiurbanas, lo cual nos deja observar la capacidad del ecosistema de cómo busca recuperarse y de las especies que lo conforman, ante una pequeña ventana de poca presión identificada con la baja de las actividades económicas altamente productoras de residuos que generan un daño hacia los ecosistemas”. Finalizó indicando que en México se ha venido viviendo una disminución y capacidad de administración y manejo real de las áreas naturales protegidas, desde hace más de 10 años y se ha acentuado en los últimos dos. “Las áreas naturales protegidas se centralizaron a través de un solo instrumento federal como la Comisión Federal de Áreas Naturales Protegidas que se creó en el año 2000 y ésta concentra toda la administración y manejo de dichas áreas a nivel nacional en una oficina federal, que después abre oficinas regionales e intenta agilizar y modernizar su manejo de las zonas, sin embargo la capacidad económica para administración de las áreas se ha venido yendo a pique desde hace varios años, y este año y el pasado ni se diga, con la disminución del presupuesto y los grandes retos que tenemos es el cómo vamos a administrar ahora estas áreas con recursos federales desde una visión centralista”.
Comparte