Emmanuel Macron dice que quiere fastidiar a los no vacunados

El presidente francés, Emmanuel Macron, causó revuelo por sus recientes declaraciones en donde dijo que su voluntad es fastidiar a las personas no vacunadas contra el Covid-19, lo cual, explicó, es parte de una estrategia que continuarán aplicando hasta el final.

“A los no vacunados, tengo muchas ganas de fastidiarlos. Y así lo seguiremos haciendo, hasta el final”, contó al diario Le Parisen.

Sus declaraciones no fueron del agrado de la clase política de izquierda radical y extrema derecha, quienes lo llamaron arrogante y consideraron su lenguaje como algo que “no era digno de un presidente” y pidieron cancelar el debate parlamentario sobre una medida clave.

De acuerdo a la AFP, el mandatario francés habría usado la palabra “emmeder” que puede traducirse como “joder”, “molestar”, “fastidiar” o “complicar la vida”, la cual no es usual, ni bien vista que sea usada por un jefe de Estado.

No sólo la clase política se vio molesta con el lenguaje de el presidente, ya que la población también se mostró incómoda y sorprendida, sobre todo por el hecho de culpar a los antivacunas de dificultar la salida de la pandemia.

Hubo personas que defendieron su postura como el diputado Christophe Castaner y el exprimer ministro, Édouard Philippe, quienes aseguraron que los franceses necesitaban de la claridad con la que el mandatario se ha expresado, pues es algo que muchos piensan, de igual manera justificaron el lenguaje “familiar” de Macron, argumentando que ha hecho que el mensaje llegue a todos y se comprenda mejor y recalcaron que ya decidirá él si se arrepiente o no.

Si bien Macron dijo no tener la intención de mandar a la cárcel a los no vacunados, si tendrán una vida muy limitada y restrictiva, pues a partir del 15 de enero, la población tendrá que mostrar el pasaporte de vacunación que certifique que cuenta con el esquema completo, de lo contrario ya no podrán ingresar a restaurantes, museos, gimnasios, cines, ni usar el transporte aunque presenten un test negativo de coronavirus de menos de 24 horas como se permitía en la actualidad.

Desde su llegada al poder en el 2017, Emmanuel Macron ha intentado limpiar su imagen de político insolente y su mandato ha estado repleto de frases polémicas, pues en diciembre se hizo un comentario en el que refirió que en las estaciones de trenes hay gente con éxito y personas que no son nada, las cuales justifico diciendo que sólo tenía la “voluntad de sacudir al sistema”.

Si bien se desconoce si se trata de una maniobra política, diversos politólogos han declarado que la manera tan radical con la que esta afrontado la pandemia, refleja un lado autoritario y dictatorial y permite que los adversarios se aprovechen de ello.

Francia se encuentra en el auge de la quinta ola de contagios, el martes pasado registró 271,686 nuevos casos de coronavirus y este miércoles 335.000 casos nuevos en tan sólo 24 horas, de acuerdo con el ministro de Salud, Olivier Verán

Los comentarios están cerrados.