Maestros adaptados a la nueva realidad

Javier Enrique Lieras, maestro del Colegio de Bachilleres 04 de Cabo San Lucas, dijo que han tenido que adaptarse a la nueva realidad, entendiendo el valor de estar frente a frente de un estudiante, los alumnos no son objetos para depositar información sino sujetos sensibles ávidos de una experiencia y del acercamiento, mismos que requieren de una formación integral y que solo el profesor puede brindar frente a un salón, sin embargo ante la nueva realidad la comunidad escolar se ha tenido que adaptar a la tecnología.

Las estrategias para el regreso a clases era primero atender a quienes no tenían acceso a la tecnología, mismos que serían asesorados por el docente esto de manera presencial, además de atender a quienes presentaban rezago académico.

Enfatizó que la dinámica de instrucción es diferente a otros tiempos debido a que esta involucrada la tecnología, así que además de adquirir los conocimientos académicos, ahora también las habilidades en diferentes aspectos.

“El conocimiento no es una tarea principal o medular, ahora se trata de adquirir habilidades y dentro de ellas hay variables, en estos tiempos está muy a flor de piel lo socio emocional, incluso hay cursos en este tema. La crisis Covid- 19 ha dejado muchas enseñanzas en relación a las formas de aprender, poniendo al descubierto diferentes retos de cómo lograr un objetivo, no solo de aprendizaje sino formativo, no es lo mismo el conocimiento y una habilidad que una formación integral”.

Puntualizó que los maestros son importantes en la formación integral; criticó que no es lo mismo solicitar un trabajo vía digital, porque hemos caído en un “chambismo” laboral de hacer por hacer, de cumplir, y ha costado entender que vale mucho más el estar al pendiente del proceso interno del alumno, son personas que buscan la plenitud.

Precisó que en pláticas con sus alumnos, la relación ha sido distante y aislada porque no ha sido posible tener el total de los alumnos reunidos en clase virtual, topándose con problemáticas de rezago educativo que hoy en día son más notorios.

“Ya tenemos dos clausuras a distancia, estamos reseteando todo un historial de encuentro, de acercamiento y esa parte afectiva con el alumno y que es muy importante, más en una comunidad como Los Cabos, en el que la mayoría de las padres de familia trabajan”.

Añadió que los padres trabajan para llevar el sustento a casa, provocando desatención emocional en los hijos, muchas veces los profesores llegan a fungir ese papel de cómplice de confidente con los alumnos, cosa que ahora ni siquiera.

“Como maestro ya no los conozco, en el aula podía ver la mirada y los niveles emocionales, así como de interés, pero cuando estás hablando frente a un monitor no sabes que está pasando detrás de eso, si realmente el muchacho está angustiando o enfadado”. 

Concluyó al decir que los docentes se están adaptando a la realidad pero internamente reclaman el atender al alumno en un aula.

Los comentarios están cerrados.