MÁS ALLÁ DEL REGISTRO

Lupita Saldaña

Ha habido formalidades:

El video mutuo de apoyo (de Lupita a Pancho).

Las fotos en red social (de Lupita y Pancho)

Pero, con el ruido mismo que meten las postulaciones en el Distrito XII (atizando hacia el ’24) y lo que pueda dejarse de aportar en la del VII (ante lo estratégico para el inmediato 6-6 en las votaciones por la alcaldía y por la gubernatura), ayer en el día de pre registros panistas, Lupita Saldaña, atajó distractores:

“Vamos por un proyecto unificado con el candidato a la gubernatura Pancho Pelayo”.

Queda fundir la armonía entre ambas candidaturas de la alianza PAN-PRI-PRD-PRS y Humanista, pero, quien será la abanderada aliancista para los comicios de junio (6-6) fue directa con unas cuantas palabras en la contienda electoral abierta por darse:  

“Convoco a las y los militantes panistas y a la ciudadanía en general a conformar una alianza que transforme el municipio de Los Cabos y todo Baja California Sur”.

No fue el mensaje “por mi campaña”. Sino por la unidad y suma por nueve campañas que en si se librarán en Los Cabos: por la presidencia municipal, por la gubernatura. Y los agregados de otras seis de diputaciones locales. Más la del II Distrito federal (Los Cabos y parte de La Paz) con su principal asiento electoral en tierras cabeñas.

En si nueve campañas. No hay más tiempo que el actual.

En el 2018, Arturo de la Rosa (entonces alcalde de Los Cabos que pretendía la reelección) y Francisco Pelayo (que aspiraba al Senado) disputaban el 2021, antes de pasar la aduana electoral del 1 de julio del propio 2018. Un desgaste anticipado. Ni la reelección municipal ni la Senaduría.

Ya se está en el ’21. El ’24 y el ’27 tendrán otras condiciones. Pero, la aduana es el 6-6. Igual para el PRI. Si con Ricardo Barroso están pensando en otros tiempos, primero tienen que ganar. El PRI tiene una oportunidad que le abre puertas futuras (y que sin la alianza no tendría, al menos en los comicios inmediatos). No puede darse el lujo de pensar en los tempos que no tiene.  

Lo anterior, cuando en esta semana se está definiendo el futuro de la alianza Morena-PT con supuestas “encuestas” para definir la postulación a la presidencia municipal de Los Cabos, y en donde Ernesto Ibarra pretende convertir en positivos el mediático distanciamiento con Narciso Agúndez y Luis Armando Díaz.

Y también convertir en fortaleza la descalificación que le hiciera Alberto Rentería (dirigente estatal morenista) quien le señaló de “perdedor”, pero que al darle la vuelta de no ser un subalterno de Rentería ganaría con la suma de Armida Castro, alcaldesa cabeña y del propio Leonel Cota. Una acción genera una reacción, y lo está capitalizando Ibarra en esos días de definición.

De ahí que Lupita Saldaña con inteligencia viera el entorno y quitara distractores de tiempos futuros, para en su pre registro se pronunciara por una campaña horizontal no de votos divididos en las nueve que habrá en Los Cabos: no hay más tiempo electoral que el 6-6. Ningún voto para desperdiciar, ninguna campaña para hacer menos.      

Faltará por conocer el pronunciamiento morenista-petista cuando se defina la candidatura, o si salen dos por si, finalmente, va a campaña por Morena, Óscar Leggs, o la propia Armida Castro (lo que está en la posibilidad pero no en la certeza dado el trato político recibido por parte del Alberto Rentería y del propio abanderado morenista para la candidatura a la gubernatura, Víctor Castro). 

Lupita Saldaña, anticipó: 

“A este municipio tan maravilloso que se le ha quedado a deber, le urge un cambio y éste se logrará con un trabajo conjunto con la ciudadanía”. Dio otra vuelta a la tuerca: “se tiene un gobierno municipal rebasado e incapaz, que en lugar de resolver problemas los agudiza”.

EJEMPLO DE RAMÓN OJEDA

--El reconocido ambientalista internacional avecindado en Los Cabos, Ramón Ojeda, le envió una carta al Secretario de Salud federal, Jorge Alcocer Varela. Como conocedor de la Constitución, de las leyes, pero sobre todo por el desprendimiento humano, después de una serie de contundencias y reflexiones al funcionario federal, Ojeda le precisa al cederle su turno de vacunación a una madre soltera:
 

“LA APLICACIÓN Y LA OBSERVACIÓN RELATIVAS A DICHA VACUNA SEAN EJECUTADOS EN UNA PERSONA PERTENECIENTE A AQUELLA ETAPA EN RAZÓN DE SU EDAD, EN EL TURNO QUE EL SUSCRITO SOLICITA DEJAR, QUE SEA MENOR DE 40 AÑOS DE EDAD, MADRE SOLTERA DE TRES HIJOS MENORES DE 12 AÑOS Y DE ESCASOS RECURSOS ECONÓMICOS, HABITANTE DE CABO SAN LUCAS, BAJA CALIFORNIA SUR, SELECCIONADA AL AZAR”.

--“Para efectos de lo anterior, no debe soslayarse el derecho humano a la igualdad y de no discriminación, consagrados por el Artículo 1 Constitucional y por diversos tratados internacionales en materia de derechos humanos, firmados y ratificados por el Estado mexicano, de los cuales goza una persona de menos de 40 años de edad, quien no debería ser condicionada para ejercer su derecho humano a la salud, previsto por el Artículo 4 Constitucional, ubicándola en la última de las etapas de la estrategia de vacunación en donde tendrá la aplicación de la vacuna contra el virus SARS-CoV-2, para todas las personas menores de 40 años de edad que aún no hayan sido vacunadas”.

--“Efectivamente se vulneran diferentes derechos humanos de las personas en el rango de edad en comento, pues por motivo de la edad no se le permite acceder a la vacuna; además, al encontrarme el suscrito pidiendo que mi lugar en la vacunación sea reubicado a la última de las etapas, me encuentro entonces cediendo mi lugar para que la persona que reúna las características antes mencionadas, ocupe mi lugar, pues si bien es cierto por razón de mi edad me encuentro en un grupo vulnerable, no menos cierto que es que soy una persona sana que no salgo de mi domicilio, y que ya no cuento con la obligación de cuidar y mantener económicamente a ningún hijo, lo que sí ocurre con una madre soltera como a la que se pide sea aplicada la vacuna en mi lugar, actualizándose entonces el principio del interés superior del menor o los menores, pues éstos necesitan a su madre saludable y viva, aún más de lo que cualquier persona necesite a alguien como el suscrito. De esta forma, recibiría mi vacuna en la fecha en la que originalmente la hubiese recibido la persona que saldría favorecida”.

Comparte