“Me siento como narrador o relator de historias”, expresó el director de la serie 1994 en Los Cabos, Diego Enrique Osorno

“Me siento como narrador o relator de historias”, expresó el director de la serie 1994 en Los Cabos, Diego Enrique Osorno

San José del Cabo.- En el marco del Festival Internacional de Cine de Los Cabos se realizó una masterclass de la serie de Netflix “Contar la realidad: el caso de 1994” que dirigió el periodista y cineasta Diego Enrique Osorno quien compartió detalles inéditos al público cabeño, sobre la realización de dicho documental que contextualiza la situación que se vivió en México en el periodo de 1992 a 1996, el antes y después de la muerte del candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Institucional, Luis Donaldo Colosio.

La serie consta de 5 episodios que se realizaron durante un año de labores donde se reunieron más de 800 horas de material, en coordinación con un conjunto de periodistas y cineastas que realizaron la ardua labor de la realización de aproximadamente 50 entrevistas en solo tres meses, mismas que fueron fundamentales por los testimonios que reunían acerca de la situación.

El director explicó que desde un inicio se tenía la conciencia de que había 3 entrevistas imprenscindibles, que sin ellas el documental no saldría adelante, las importantes declaraciones principales fueron otorgadas por el hijo del candidato, Luis Donaldo Colosio, el comandante Marcos y el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

En relación a porque se tomó la decisión de trasladar el contenido a las plataformas digitales, el director manifestó que se lleva el material a una potencia gigantesca.

“Creo que ha sido muy apasionado este esfuerzo de los documentalistas mexicanos, y han sido muy comprometidos con las circunstancias que se viven en el país, sí hay una búsqueda estética donde se registra lo que pasa, el documental es un claro ejemplo de eso, donde Everardo González, cineasta mexicano no renuncie como cineasta a seguir creando un lenguaje propio, pero está atento en lo que ocurre en el país, en ese sentido yo creo que el periodismo y el documentalismo empezaron a dialogar mucho”.

Explicó que el impacto que tuvo el documental fue enorme, que no sólo repercutió en el mundo cinematográfico o político, sino en lo social, “hay gente que todavía me topo y se entera de que yo hice el documental del 94, que son personas que se dedican a la mecánica o albañilería, que vieron la serie y les interesó, que generaron una idea del crimen de Colosio, del país, de Salinas y eso a mí se me hace fascinante, poder romper el ciclo al que está destinado nuestro trabajo como documentalistas”.