México busca protegerse de la posible invasión de avispones 'asesinos'

México busca protegerse de la posible invasión de avispones 'asesinos'
México ha adoptado las medidas preventivas para evitar la llegada de los avispones gigantes asiáticos. Ya se han detectado en EEUU y fueron bautizados como 'asesinos' debido a su gran tamaño y al veneno letal que inoculan.
En particular, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social anunció haber puesto en marcha un sistema de vigilancia epidemiológico diseñado para impedir que la especie de avispón más grande del mundo acabe invadiendo México. Si bien la plaga se encuentra a más de 2.500 kilómetros del territorio mexicano, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) considera que es importante comenzar su búsqueda cuanto antes posible para que, en caso de que se registre una entrada en México, el país esté listo para reaccionar oportunamente, señalaron las autoridades mexicanas en un comunicado.

Además, la dependencia pidió que el personal técnico que coopera con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social de México advirtiera a los productores apícolas de que los animales y las personas corren riesgo de sufrir sus picaduras.

"Su veneno es más tóxico que el de cualquier especie residente en el continente americano y, debido a su tamaño, la ropa de protección común es insuficiente para evitar picaduras de la 'vespa mandarinia'", señala el documento.
La posible invasión de la vespa mandarinia, como llaman los científicos a estos avispones, amenaza con afectar a los 43.500 productores apícolas de México que en conjunto acumulan más de dos millones de colmenas. Estas se utilizan para producir la miel y polinizar cultivos situados en las cinco regiones del país: Altiplano, golfo, costa Pacífico, norte y península de Yucatán. El Senasica incluyó la búsqueda del avispón gigante en su programa de vigilancia epidemiológica una vez se detectaron varios ejemplares en el estado Washington, situado en el noroeste de EEUU y fronterizo con Canadá. Sputnik
Comparte