¿Cómo se ha convertido México en un destino de trabajo remoto?

En los últimos años, México ha logrado establecerse como uno de los principales destinos de trabajo remoto, no solo de la región, sino del mundo. Desde sus grandes ciudades, como Ciudad de México, hasta pequeños poblados costeros, como Puerto Vallarta, el país está asegurando su posición en un mercado cada vez más competitivo, en su ambición por atraer a cada vez más trabajadores remotos, en miras de impulsar su sector turístico y, en última instancia, su economía.

El modelo de trabajo, a nivel mundial, está virando rápidamente a la digitalización: cada vez son más las empresas que abandonan los procesos analógicos para volcarse de lleno a modelos de trabajo remoto, aprovechando la accesibilidad más económica y amplía a nuevas tecnologías que facilitan este modelo, como los servicios de cloud computing y las plataformas de videotelefonía, por ejemplo.

En medio de esta transformación, una gran cantidad de destinos turísticos se han volcado a la tarea de volverse competitivamente atractivos para trabajadores remotos que ya no están atados a la locación fija de una oficina empresarial. Y entre todos los pueblos, ciudades y países que ambicionan este mercado, México se ha posicionado como uno de los líderes indiscutibles: según el popular sitio web Nomad List, México es el destino de trabajo remoto de más rápido crecimiento en todo el mundo.

¿Cómo lo ha logrado? Hay varias razones que lo explican. Para empezar, un costo de vida económico, sobre todo en cuanto a alojamiento y comida, combinado con un clima generalmente benigno y un sinfín de destinos turísticos de primer nivel, y la disponibilidad de conexiones a internet de alta velocidad relativamente baratas, lo hacen una opción no solo obvia, sino deseable para la mayoría de los trabajadores remotos del mundo.

Además, durante la pandemia de Covid, al tiempo que la transición al trabajo remoto vivió un auge sin precedentes a nivel mundial, México se mantuvo entre los países con menos restricciones de viaje, lo que lo diferenció y lo posicionó y que, a su vez, facilitó el ingreso de un gran número de personas que se acababan de convertir, de repente, en trabajadores remotos.

Para sumar a esta situación, México ofrece una visa especial para trabajadores remotos llamada Visa de Residencia Temporal, que permite a quien la tiene vivir y trabajar en cualquier lugar de México (pero nunca para un empleador mexicano), por un año, con la posibilidad de prorrogarlo hasta un máximo de tres años. El requisito principal para obtener la Visa de Residencia Temporal mexicana es poder demostrar un ingreso mensual estable superior a 1.620 dólares durante los últimos 6 meses, o la disponibilidad de ahorros bancarios superiores a 27.000 dólares.

México ha sido desde hace décadas un destino popular entre los jóvenes, lo que también ayuda a atraer a trabajadores remotos, por el ambiente juvenil de la mayoría de sus pueblos y ciudades. La posibilidad de conocer gente nueva, potenciada por aplicaciones móviles como Omegle, Bumble, Coomeet y Badoo, es un gran factor extra que convierte a México en el destino ideal para este tipo de viajeros.

Por último, cabe destacar que los destinos más populares para trabajadores remotos dentro de México son Ciudad de México, Playa del Carmen, Mérida, Puerto Vallarta, Guadalajara y Sayulita. Pero no hay porque limitarse a esto: el país entero está repleto de posibilidades para los trabajadores remotos, aprovechando la moderna infraestructura, el buen clima y la vibrante, por momentos relajada, cultura local.

Los comentarios están cerrados.