Mujer salva a su hijo de un puma a puñetazos

Raquel del Rosario, una cantante de pop española, recientemente publicó una historia desgarradora a través de su cuenta de Instagram en donde relata que mientras su hijo se encontraba recogiendo frutas en su jardín, fue atacado por un puma y para hacer frente a la situación, tuvo que enfrentarse al animal a golpes.

El hecho ocurrió el pasado 26 de agosto en California, en donde reside la cantante. Mientras ella se encontraba en compañía de su hijo en el jardín de su casa. Menciona que el pequeño, le avisó que iría a recoger fruta de un árbol, cuándo escuchó sus gritos y descubrió que estaba siendo atacado por un puma. Cuenta que no se explica de donde saco la fuerza y la rapidez para llegar hasta el animal y golpearlo repetidamente hasta que este soltara al pequeño.

Luego de que el puma soltara al menor, apareció un segundo, fue entonces cuando salió su esposo y corrieron a resguardarse en su casa. Alertaron a los vecinos y se trasladaron de inmediato al hospital. Una vez ahí, los doctores le dieron noticias alentadoras de que el menor se salvaría, si bien quedó con marcas de por vida en su cuerpo, logró recuperarse.

Una de las cosas que menciona es que estaba segura que su hijo perdería la vida, pero tres días después fue dado de alta sano y a salvo. Al llegar a su casa, se llevó una gran sorpresa, pues su historia se había hecho viral, ya que el lugar se encontraba repleto de medios de comunicación tras la salida del menor del hospital. Así mismo agradeció los regalos y presentes que recibió por parte de sus vecinos y la gente que se conmovió con su historia.

El desenlace de la historia fue trágico, pues las autoridades protectoras de los animales salvajes, estuvieron vigilándolos por un tiempo y fue cuando se percataron de que el puma seguía en su hogar en compañía de lo que parecía ser su madre y hermano. Al final, de acuerdo a las leyes de California, el felino tuvo que ser sacrificado, hecho que presenció Rosario al igual que la madre del felino.

“Llegaron las autoridades para recoger muestras de ADN y hacerme unas preguntas. Mientras revisaban los alrededores, descubrieron que el puma seguía agazapado en mi jardín, a pesar de que habían pasado varias horas. Siguiendo el protocolo que dicta la ley de California, se vieron obligados a sacrificarlo.”

“Nos hubiese gustado y me consta que a ellos también, que el desenlace con respecto al animal hubiese sido otro, pero esa decisión no nos correspondía a nosotros”, relata en su post.

“Desde la ventana observé como el otro puma que resultó ser su hermano regresaba al jardín acompañado de su madre. Ella se posicionó junto al cuerpo sin vida de su hijo e intercambiamos una mirada de dolor que jamás olvidaré (no se pueden imaginar los sueños que he tenido con ella).”

Sin duda fue una experiencia abrumadora, en donde tuvo que sacar la fuerza innata que solo una madre tendría para salvar a su hijo, independientemente del riesgo. No cabe duda que el suceso los dejará marcados por el resto de sus vidas. 

“Mami, ya no voy a volver a por la fruta para que no se enfade el tigre”, me dijo después de dejarle un recipiente con agua en la puerta a modo de disculpa. Sin palabras, finalizó.

Los comentarios están cerrados.