La vida de las mujeres afganas bajo el régimen talibán

Los talibanes han impuesto una serie de reglas contra las mujeres y niñas en Afganistán, desde su llegada al poder en agosto de este año, a pesar a haberles prometido en un inició que serían menos estrictos que el régimen anterior. Estas restricciones se vuelven cada vez más duras y hace sentir a las afganas que están dando un paso hacía atrás después de años de lucha por recuperar sus derechos que les fueron arrebatados por el régimen anterior, perdiendo toda la libertad que tenían antes de la llegada del grupo terrorista.

El domingo pasado, a través del Ministerio de la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, anunciaron una nueva regla que deberán cumplir todas las mujeres, pues a partir de ahora, tendrán prohibido recorrer largas distancias solas, deberán ser acompañadas de un hombre cercano a su familia, en este caso esposos, hermanos o padres y para subirse a cualquier vehículo tendrán que usar el velo islámico, pues se les dio instrucciones a los choferes que se nieguen a subir a cualquier mujer que no lo porte. La imposición de usar el velo también aplica para periodistas y presentadoras, que tendrán prohibido presentarse en televisión sin portar uno.

No obstante, al referirse como “velo islámico”, no especifican si se trata de un pañuelo que cubre todo el rostro, o del velo que ya portaban las mujeres de manera cotidiana.

Ante el hecho de ir acompañada de un familiar, muchas mujeres advierten que esto será un problema para ellas, pues no solo tendrán que pagar el transporte de su acompañante, recalcando que muchas no cuentan con tanto dinero, también las imposibilitará de huir a todas aquellas que sufran violencia doméstica, las limitará en desplazarse libremente y en situaciones críticas en donde un miembro de su familia no esté disponible no podrán resolverlo.

Una mujer afgana preguntó a la BBC, qué podría hacer en caso de que su hijo se llegara a enfermar y su esposo no estuviera disponible.

Pero esta es solo una de la larga lista de restricciones que el régimen talibán ha implementado sobre todas la mujeres, ya que de acuerdo a la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA) no pueden ejercer sus profesiones, sea cual sea, exceptuando un pequeño porcentaje de doctoras y enfermeras que tienen permitido trabajar en algunos hospitales de la capital, no pueden cerrar tratos comerciales con hombres, tienen que ser tratadas por doctoras, no tienen permitido estudiar ni maquillarse, no pueden estrechar su mano con hombres que no sean sus esposos, no pueden reírse a carcajadas, no pueden usar zapatos de tacón, tienen prohibido practicar algún deporte, andar en bicicleta o motocicleta, incluso estando con sus esposos; usar prendas con colores llamativos, es más que mal visto, pues refieren que son colores “sexualmente atractivos”; no pueden ser fotografiadas ni filmadas; no pueden aparecer en periódicos, libros o propagandas en casa o comercios, entre muchos más.

No obstante, el grupo islamita desde su llegada, prometió hacer valer los derechos de las mujeres, mencionando que estas restricciones, “eran temporales”, pues según, su único objetivo era el “asegurar” los centros educativos y de trabajo para las mujeres. No obstante, no mencionaron si la educación sería parte de “esos derechos”.

Cabe destacar que antes de la llegada de los talibanes en la década de los 90, las mujeres afganas estaban respaldadas por la ley, llegando a ocupar el 50% de los puestos gubernamentales y representando al 40% de los doctores y estudiantes universitarios, las cuales fueron en decadencia y ahora es una incertidumbre.

Los comentarios están cerrados.