Muerte de peces en el Estero es un proceso natural

El director general de Ecología y Medio Ambiente, Raúl Verdugo Montaño que las causas de peces muertes en el estero son diversas, entre ellas está la contaminación, pero también un proceso natural a causa de los cruces de aguas saladas con dulces

En torno a la alarmante muerte de peces en el Estero Josefino, Raúl Verdugo Montaño, director general de Ecología y Medio Ambiente, informó que la causa es por un proceso natural debido a la contaminación que por años se ha registrado en la reserva natural. 

Verdugo Montaño destacó que al momento de que se enteró de las publicaciones hechas por la ciudadanía, solicitó un informe al personal a cargo de la reserva natural, quien le notificó que efectivamente el suceso estaba ocurriendo, sin embargo, no de manera tan alarmante, siendo algo que ocurre cada cierto tiempo y los motivos son diversos. 

“Hay una dinámica costera que prevalece en la zona, en varias épocas del año como sucede en estos momentos, el fuerte oleaje permite el ingreso de agua salada en la parte baja de la cuenca, esto provoca un ambiente salobre al que no todos los organismos pueden adaptarse como es el caso de la tilapia”, manifestó.

Asimismo explicó que esta especie de pez no es endémica de la zona, no obstante, se ha adaptado, pero el cambio de aguas hace que el ph de la cuenca también lo haga y por ende los peces mueran.

En cuanto al cuestionamiento de este medio periodístico de si la contaminación del Estero a causa de los derrames de aguas negras no es un factor importante, Raúl Verdugo Montaño manifestó que lo es, pues este funciona como un abono para las plantas que invaden el cuerpo de agua, lo que genera una baja de oxígeno. 

“Se genera un incremento de bacterias y algunas producen toxinas que pueden ser fatales para los organismos del hábitat”, comentó. 

Manifestó que todo va de la mano, por lo que vigilarán muy de cerca de la planta de tratamiento, misma que tiene próximo a vencer su permiso de descarga, la cual aseveró debe de cumplir con ciertos parámetros para que no dañe la reserva natural. 

El director reveló que la renovación del permiso depende de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), por lo que queda fuera de la cancha del municipio, sin embargo, la dependencia que encabeza estará muy atenta de las inspecciones para que los niveles de agua que se vierten cumpla con los parámetros establecidos.  

Para concluir, señaló que la planta de Fonatur instalada en el centro de San José no es el mayor problema del Estero, pues recordó que también aguas arriba se tienen la Sonoreña y los cárcamos que durante años han vertido sus aguas negras en el flujo de la reserva, por lo que el trabajo para preservar el estero josefino es arduo.

Los comentarios están cerrados.