Calíope

Calíope

Giovanni no se murió, lo mató la policía

César Romero Gabriell A Giovanni López lo levantaron, torturaron y mataron 10 policías el 5 de mayo en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco. ¿Puede ese pavoroso acto considerarse como un crimen de Estado por haber sido perpetrado por miembros de la policía? Para que pueda considerarse como tal es necesario que haya sido tramado con base en una razón de Estado y eso no es lo que hay aquí. Es un hecho atroz que debe ser esclarecido y los culpables deben ser castigados contundentemente, es abuso de autoridad y violación gravísima a los derechos humanos y los culpables tienen nombre y apellido. En este sentido el gobernador no tiene responsabilidad directa, sin embargo, sí es responsable de otras fallas, algunas estructurales y otras circunstanciales: a partir de la crisis sanitaria, se creó un clima de represión, impuesto desde la gubernatura, que generó las condiciones para que se den este tipo de abusos. Claro que en Ixtlahuacán de los Membrillos no es la primera vez que sucede algo así, en repetidas ocasiones se registraron abusos de los funcionarios municipales. Pero el gobierno estatal también es responsable de la tardía respuesta para esclarecer el crimen. El clima está enrarecido, repleto de impunidad. A más de un mes, el gobierno local no había hecho nada al respecto de Giovanni y fue debido a las protestas del 4 y 5 de junio, inspiradas ciertamente por los eventos en torno a George Floyd, que se logró la captura de algunos de los perpetradores de Giovanni. Luego están los excesos en las manifestaciones, como la quema del policía, en la que se afirma que hay gente del gobierno federal que está intentando desestabilizar el gobierno de Alfaro. Pero también, los detenidos arbitrariamente por presunto personal de la Fiscalía del estado, en camionetas sin placas y encapuchados, que también levantaron y torturaron manifestantes. Este sí que puede ser un crimen de Estado, porque sí pudo ser planeado desde las instancias del poder y en favor de una razón de Estado: mantener la calma en la ciudad. Aquí también hay policías detenidos. En fin, todo está enrarecido y hay muchos intereses de por medio. Es necesario recordar que Alfaro se está posicionando como la oposición efectiva contra López Obrador, en medio de un desorden dentro de la misma oposición. Desde el principio, Alfaro desairó a López Obrador al no unirse a su movimiento y luego lo enfureció por ganar la gubernatura. Jalisco es un estado estratégico en el que se genera el cuarto principal aporte al PIB nacional. La ofensiva no se hizo esperar: primero con el suministro de gasolina, después vino la confrontación por el INSABI que devino en las declaraciones sobre la revisión del pacto federal. Por último, las reacciones sobre las medidas contra la crisis sanitaria y los apoyos a las pequeñas empresas. La confrontación política ha escalado y corremos el riesgo de perder de vista lo importante: Giovanni no se murió, lo mató la policía y ese inhumano hecho debe ser aclarado y los culpables, castigados. @cromerogabriell
¡Comparte ahora!

Lo más nuevo

Milenio
Dos mesas de diálogo discutirán fecha de elecciones de Bolivia
08 agosto, 2020
Milenio
Detienen a mujer con más de 2 mil huevos de tortuga en Chiapas
08 agosto, 2020
Captura video
El accidente ocurrido en El Médano no puede quedar impune
08 agosto, 2020
Milenio
Pide PT investigar a Peña Nieto por revelaciones de Lozoya
08 agosto, 2020
Milenio
Incrementó violencia de género durante la pandemia
08 agosto, 2020