¿Celebramos el 8 de marzo?

Legalización del aborto

Según datos de la OMS, UNICEF y la ONU, en el mundo:

  • Más de 110 millones de niñas no tienen acceso a la educación.
  • Dos terceras partes de los analfabetos son mujeres.
  • Por cada 9 delitos sexuales cometidos contra mujeres, hay 1 delito sexual cometido contra hombres.
  • Al menos una de cada tres mujeres ha sobrevivido a algún tipo de violencia.
  • El grupo más numeroso en la industria del sexo lo conforman niñas entre 13 y 18 años.
  • Cerca de medio millón de niñas son víctimas de trata cada año.
  • La mitad de las niñas que viven en países desarrollados, excepto China, estarán casadas antes de cumplir 20 años.
  • La mutilación genital femenina afecta a 130 millones de niñas y mujeres.
  • 1400 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con el embarazo, 99% en países en desarrollo.
  • Más del 80% de los 35 millones de refugiados y desplazados en el mundo son mujeres, niños y niñas.
  • Se estima que 16 millones de niñas de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años dan a luz cada año.
  • 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos bajos y medianos.
  • En México hay 18 mil 258 mujeres y niñas desaparecidas, la mayoría de entre 15 y 19 años y casi 11 mujeres son asesinadas cada día.
  • En 2018, 40 mil 303 mujeres en México sufrieron una violación sexual y 682 mil 342 fueron víctimas de hostigamiento, manoseo, exhibicionismo o intento de violación
  • Puebla es uno de los 10 estados con más violaciones, pero en todo el país las denuncias por delitos sexuales aumentaron cada mes durante 2020.
  • De acuerdo con la organización México Evalúa, tan sólo entre julio y diciembre de 2019, el 99.7% de los casos de violencia sexual que sufrieron las mujeres mayores de 18 años no fueron denunciados. Esto quiere decir que más de seis millones de mujeres en México fueron víctimas de alguno de estos delitos en un periodo de 6 meses.

Debemos cambiar la historia, es uno de los mayores retos que tenemos. Este 8 de marzo no hay nada que celebrar y sí mucho por lo que hay que seguir luchando.  

Comparte