FOX Y AMLO

FOX Y AMLO
Foto: Reuters

Duda Sustentable

Por David Cuevas García

Vicente Fox y López Obrador tuvieron la misma oportunidad de aprovechar la alternancia para generar un cambio en el País. Sí; la misma oportunidad por alternancia. Fox en el año 2000 y AMLO 19 años después. A Fox no le permitieron hacer cambios profundos y muy pronto lo convencieron de no insistir. A López Obrador también lo quieren limitar, pero la gran diferencia es que a él no lo han convencido y él no ha declinado en su intento por transformar a México. Los organismos financieros internacionales, Estados Unidos, las empresas trasnacionales, las organizaciones empresariales nacionales, los medios de comunicación y los sindicatos, siguen presionando al Presidente de México. Todos los días, a todas horas, misiles inteligentes y hasta fuego amigo detonan y atacan a Andrés Manuel sin que hasta ahora hallan logrado inhibirlo. Acusaciones, señalamientos, suposiciones y advertencias es el común denominador de cada jornada presidencial. AMLO resiste y no desiste. Al contrario. Insiste. Ni lo doblan ni lo quiebran. No deberíamos asombrarnos ni escandalizarnos por todas las acciones y decisiones que está tomando porque desde hace muchos años conocemos su forma de pensar y de actuar; recordemos que hasta se le había etiquetado como un peligro para México. Deberíamos sorprendernos, eso sí, por todo lo que ha resistido. Bat en mano, bien parado en el plato, como buen beisbolista, ha recibido todo tipo de lanzamientos; ha esquivado muchos tiros a la cabeza y al cuerpo. Pero su porcentaje de bateo sigue arriba de 500 y eso, en el base bol y en la política, es muy alto. Mientras Fox seguramente se arrepiente ahora de lo que pudo haber sido y no fue, López Obrador está totalmente decidido y resuelto a construir el Estado de Bienestar por el que ha luchado siempre, y así lo refrenda en el reciente ensayo de su puño y letra denominado “La Nueva Política Económica en los Tiempos del Coronavirus”. Si a Vicente Fox se le atascaron las botas en el fango, parece que el plumaje de AMLO no es de esos y logrará su ansiada Cuarta Transformación. Al menos, es una duda sustentable.
Comparte