SORPRESAS

Manifestación Frenaa

Todos los emprendedores elaboran un abanico de escenarios posibles ante los cuales preparan las opciones y alternativas para lograr los objetivos o el éxito deseado. Los políticos también lo hacen cuando participan como candidatos en un proceso electoral.

AMLO y su equipo de colaboradores hicieron lo propio, aunque creo que hay, al menos, cinco sorpresas que los obligaron y los obligan a hacer ajustes para contender con ellas.

La primera fue la abrumadora votación que obtuvo el 1 de julio de 2018 logrando más escaños y curules de las que se había previsto, lo cual obligó a diseñar una estrategia de cooptación de diputado de partidos afines para alcanzar la mayoría absoluta de la que hoy disfruta en la Cámara de Diputados, lo cual a su vez le ha permitido sacar adelante los cambios y reformas que sirven de base y plataforma para la consolidación de la Cuarta Transformación.

Esta sorpresa ha sido bien aprovechada porque ya se elevaron a rango constitucional los programas sociales más característicos que han sido la bandera de Andrés Manuel durante muchos años, especialmente durante su paso por el Gobierno de la Ciudad de México.

La segunda, menos agradable que la anterior, ha sido el pobre desempeño de los titulares de las Secretarías de Estado y que integran su grupo cercano de colaboradores; incluyendo a algunos gobernadores que aprovecharon la ola electoral y hoy son los titulares del ejecutivo en Morelos, Puebla, Veracruz y Baja California.

Entre floreros y fardos, AMLO jala y, a veces, empuja, solo, la locomotora de la Cuarta Transformación del país; en ella van montados cómodamente los integrantes del Gabinete Legal y Ampliado que, más que aportar sumando, han estorbado restando puntos en la todavía buena aceptación y calificación del Presidente.

La tercera es la integración y formalización de la Alianza Va por México en la mayoría de los 15 estados donde habrá cambio de Gobernador. Recordemos que, en cuanto el Titular del Ejecutivo se enteró que se estaban dando algunos encuentros discretos entre empresarios, intelectuales y partidos de oposición, el 9 de junio de 2020 anunció la posible creación de un Bloque Opositor Amplio (BOA) cuyo propósito y lema sería Rescatemos México a través de una estrategia electoral que condujera a evitar que el Partido Morena logre la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones del 6 de junio de 2021.

A pesar de esta estrategia disuasiva de la Presidencia de la República, la Alianza PAN-PRI-PRD logró consolidarse como una seria amenaza para los propósitos de la Cuarta Transformación.

La cuarta ha sido y es la sorpresa menos esperada y la más devastadora y contundente en sus efectos contra los planes trazados por AMLO: La Pandemia COVID-19. La enfermedad sorprendió al mundo, pero especialmente a algunos países con gobiernos como el de México.

Los primeros tres meses fueron de incredulidad y negación; el segundo trimestre fue de duda y el tercer y cuarto trimestre de desesperación y pánico ante los demoledores impactos en la salud, en la economía y en el humor nacional.

La quinta sorpresa es la causa feminista, que en México ha tenido un desarrollo vertiginoso a partir del inicio de la presente administración federal. Este tema se ha convertido en una piedra en el zapato y todo parece indicar que pudiera ser en el talón de Aquiles del gobierno porque el movimiento actúa como un colectivo sin liderazgos especiales a los cuales se les pueda extorsionar, amenazar o convencer; no aspiran a cargos de elección; no tienen cuentas pendientes; no son conservadoras ni liberales; no piden favores sino justicia y, adicionalmente, tienen una clara superioridad moral.

¿Usted cree que el 6 de junio habrá otra sorpresa?

Esa es una duda sustentable

@mexicanosalgri5

Comparte