Un pleito nada bueno

Suprema Corte de Justicia

Calíope

El presidente va a entrar en un enfrentamiento directo con el Poder Judicial de la Federación. El asunto que lo detona es la suspensión a la Ley de la Industria Eléctrica otorgada por el juez de distrito Juan Pablo Gómez Fierro, quien determinó frenar provisionalmente su aplicación en lo que se resuelven las demandas de amparo que se han presentado.

El pasado viernes, López Obrador atacó con dureza la decisión del juez. Dijo que Gómez Fierro tiene como consigna proteger a las empresas particulares y extranjeras en vez de actuar a favor del interés nacional. Amenazó con acudir al Consejo Federal de la Judicatura (CFJ) para exigir que se evalúe este proceder, presuntamente sometido “al servicio de particulares”.

Como respuesta, magistrados, jueces y abogados de todos los sectores reaccionaron en contra, incluso así lo hizo el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar. La asociación nacional de los juzgadores del Poder Judicial Federal también defendió a Gómez Fierro y reclamó al presidente que se pusiera en duda su actuación.

El Consejo General de la Abogacía Mexicana (que reúne a la gran mayoría de los profesionales del derecho) recordó al titular del ejecutivo federal que, como parte de sus responsabilidades y facultades debe respetar la separación de poderes y la independencia judicial.

Finalmente, Arturo Zaldívar salió a defender el domingo al Poder Judicial Federal en su conjunto, cosa que se veía poco probable dada su probada cercanía. Además, el ministro aprovechó para recordar que el Consejo Federal de laJudicatura tiene como obligación garantizar la libertad absoluta requerida por los jueces para impartir justicia, más allá de ser una ventanilla de quejas.

Todo indica que López Obrador desea un Poder Judicial que se cuadre y comparta la definición de interés nacional del presidente como si fuera propia. Por su parte, el Poder Judicial quiere un presidente que respete la independencia de los jueces y la separación de poderes. Aquí el problema se antoja más serio, que es la obvia contradicción de ambos objetivos, por lo que se prevé un pleito que no puede traer nada bueno para el país.

@cromerogabriell

Comparte