La pista de remo y canotaje “Virgilio Uribe” sigue siendo una joya

La pista de remo y canotaje “Virgilio Uribe” sigue siendo una joya
México, 12 Sep (Notimex).- Son varios de los 400 deportistas de remo y canotaje que dan vida a la pista “Virgilio Uribe”, el llamado “Canal del Milagro”, por su construcción récord, que empezó a principios de enero de 1967, para ser sede durante los Juegos Olímpicos México 1968. Después de las seis de la mañana empiezan a llegar, hacen sus ejercicios de calentamiento, entran al hangar y cargan su bote hacia el embarcadero, le ponen los remos, hacen ajustes, se suben, se sientan y empiezan a practicar. También llegan entrenadores y preparadores físicos para guiar en su sesión matutina a los atletas, algunos son niños, como en el caso del canotaje, que están en pleno aprendizaje de mantener el equilibrio, el cual algunos pierden y caen al agua. Es un proceso por el que pasaron todos los canoístas. La pista de remo y canotaje es una obra maestra diseñada y construida por los arquitectos Ignacio Escamilla, Raúl González y Alfonso Múgica, quienes aprovecharon el agua del lago de Xochimilco para su existencia. “Afortunados somos los que tenemos la oportunidad de disfrutar este oasis en la ciudad”, expresó Juan Carlos Cabrera Pérez, seleccionado nacional de remo, octavo lugar en los Juegos Olímpicos Río 2016 e integrante del equipo de la Marina. Nada sencillo ha sido su conservación, por eso el atleta agradece a las autoridades su participación para que el agua esté en condiciones salubres y las instalaciones, si no modernas, estén utilizables. “Si el próximo año se cumplen 50 años de los Juegos Olímpicos, que nuestra pista cumpla 100 años más”, deseó Juan Carlos, quien disfruta del aislamiento del escenario del gran ruido de la urbe y se contagia del escenario natural. Como atleta de alto rendimiento, compartió que “nos ayuda muchísimo. “Es una joya para nosotros, porque se encuentra a la altura. Muchos equipos vienen, como los de cuba y Canadá a hacer campamentos de altura y nosotros tenemos condiciones muy favorables”. Hace 40 años llegó por primera vez Pablo Enrique Ortiz Alcántara a la también llamada pista de Cuemanco, lo hizo con el uniforme de competidor y ahora utiliza el de entrenador del equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Me tocó verla funcionando de otra forma muy diferente a lo que es ahora y enfrentando problemas diferentes ocasionados por la falta de circulación del agua, por falta de infraestructura que permita tener esto más adecuado, pero lo que sí es cierto, es una de las pocas pistas artificiales en el mundo que mantiene unas condiciones ideales para remar”, dijo. Para aquellos Juegos Olímpicos se desató la polémica de la altitud de la Ciudad de México y algunos analistas predijeron que los atletas caerían al suelo desmayados, por la falta de más oxígeno en el aire, pero no, eso jamás sucedió y las proezas, como el salto de Bob Beamon, acabaron con el mito. “Estamos a 2200 metros de altitud y eso es magnífico para nuestra mejora física. Hay centros de entrenamiento en altura y México lo tiene a nivel natural”, se jactó el entrenador. Expresó que “esta instalación es una de las más hermosas del mundo, y con todas sus fallas. No se aprovecha como debiera. Deberíamos ser un país que tuviera de tres mil a cinco mil remeros. Si hay mil remeros en la Ciudad de México, son muchos”. En el equipo de entrenadores está el ucraniano Nikolay Chupryna, quien desde hace dos años y medio trabaja en la pista de remo y canotaje “Virgilio Uribe” y es una de las voces de protesta por las condiciones del agua del canal. “Es una pista olímpica donde hacemos casi el 95 por ciento de la preparación. Para la preparación tenemos todos. Tenemos gimnasio”, dijo, pero lamento que cuando no llueve el agua se pone verde y apestosa, y eso es peligroso para la salud de los practicantes. Hace 34 años llegó el argentino Roberto Cervadío y desde entonces es entrenador de remo, siendo Juan Carlos uno de sus pupilos actuales y por consiguiente conoce gran parte el desarrollo de la pista. “No se puede perder porque, primero, es un antecedente histórico de los Juegos Olímpicos México 68 y, segundo, no se puede perder por todo lo que se ha hecho para conservarla. Sería una aberración no darle mantenimiento y no cuidarla”, dijo. Pero también sabe de lo abominable de su mantenimiento. “Mantener un espejo de agua de esta naturaleza no es fácil. Es como reciclar el agua de unas 600 albercas olímpicas”. Briseida Domínguez Escamilla vive en Chetumal y como seleccionada nacional de canotaje asiste a la Virgilio Uribe a realizar campamentos de entrenamiento de altura, porque “mejoramos nuestros tiempos y en todo”. Ellos y los demás practicantes le dan vida a la pista olímpica, la cual al paso de los años se mantiene activa, dinámica y útil para lo que fue construida. Foto Tomada de: Pulso DF
¡Comparte ahora!

Lo más nuevo

jovenes bolivianos se accidentan en universidad publica tres mueres y dos heridos
Mueren 3 jóvenes al caer al vacío en accidente en Bolivia
02 marzo, 2021
CORONAVIRUS-VACUNA
"Vacuna mexicana anticovid genera altos niveles de anticuerpos"
02 marzo, 2021
Cabo San Lucas
Se inaugura radar meteorológico de Conagua en CSL
02 marzo, 2021
Joven sube al podium con AMLO
Tras irrupción de joven en mañanera, realizan mayor control en PN
02 marzo, 2021
Primer ministro de Canadá
Economía de Canadá se contrajo en el 2020 con su peor registro
02 marzo, 2021