Inicia reunión Erdogan-Pompeo sobre periodista saudita Khashoggi

Inicia reunión Erdogan-Pompeo sobre periodista saudita Khashoggi
Ankara, 17 Oct (Notimex).- El presidente turco Recep Tayyip Erdogan recibió hoy al secretario estadunidense de Estado Mike Pompeo con el caso Jamal Khashoggi en el centro de su agenda, mientras el "Davos del Desierto" sumó a su lista de ausentes a Christine Lagarde. Pompeo llegó al aeropuerto internacional de Esenboga, en Ankara, a las 10:00 horas locales (7:10 GMT), donde fue recibido por el mandatario acompañado del canciller turco Mevlut Cavuspglu y el jefe del Servicio Nacional de Inteligencia, Hakan Fidan. El jefe de la diplomacia estadunidense llegó de Ryad, donde se entrevistó con el rey Salman bin Abdulaziz al-Saud y con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, quien ha sido mencionado con nexos con la desaparición de Khashoggi. Se espera que al fin de su programa de actividades en Ankara, Pompeo detalle sus entrevistas con el rey y el príncipe sauditas, señaló un despacho de la agencia turca de noticias Anadoulu. De ese encuentro el sitio saudita arab news precisó que la reunión entre el secretario estadunidense de Estado y el heredero de la corona duró 40 minutos. A su termino Salman dijo que su país y Estados Unidos son fuertes y viejos aliados y enfrentarán juntos los retos. En tanto, la Iniciativa de Inversiones Futuras, conocida también como la "Davos del Desierto", sumó a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, a la lista de personalidades ausentes de sus trabajos. Lagarde había señalado que asistiría a este foro cuando fue interrogada al respecto en la reunión conjunta del FMI con el Banco Mundial la semana pasada en Bali, Indonesia, aunque condenó la desaparición del periodista crítico al régimen saudita. Sin embargo su oficina emitió un comunicado anunciando la cancelación de su presencia aunque sin dar el motivo. La ausencia de Lagarde se suma a la de otras figuras del mundo de las inversiones que estaban invitadas al evento organizado por el Fondo de Inversiones Públicas de Arabia Saudita. El príncipe heredero Salman ha trazado una política para diversificar la economía de su país, el principal exportador mundial de petróleo, y dejar que su principal soporte sea el crudo, tarea en la cual la inversión extranjera es central. Antes de Lagarde habían cancelado los principales ejecutivos de firmas inversionistas como Blackstone, BlackRock, Bain Capital, Mastercard, Uber, Virgin Group, JPMorgan Chase & Co. Ford Motor Co., o Viacom. El presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim también anunció su ausencia mientras The New York Times, CNN y CNBC señalaron que no patrocinan el evento de la próxima semana. Reportes de la prensa estadunidense hace dos días señalaban que el reino saudita estaba listo a reconocer su responsabilidad en la desaparición de Khashoggi, pero tras la visita de Pompeo esa opción quedó en especulación. Este miércoles el diario turco Daily News señaló que el periodista saudita avecindado en Estados Unidos, fue decapitado en el consulado de su país en Estambul luego de una sesión de tortura en la cual le fueron amputados los dedos. Cita a una cinta de audio en la cual se escucha la voz del cónsul saudita Mohammad Utabi pedir a los interrogadores "háganlo en cualquier lado fuera de aquí o estaré en problemas". El cónsul regresó al reino audita la víspera, antes de que la policia turca iniciará el cateo de su casa en Estambul. Por su parte, la cadena qatarí Al Yazira aseguró que el cuerpo de Khashoggi fue desmembrado en las instalaciones del consulado por expertos sauditas que solo demoraron siete minutos mientras escuchaban música. Khashoggi, nacido en 1958, estudio administración de negocios en la Universidad del Estado de Indiana y en la década de 1980 inició su actividad periodística. Cubrió la invasión soviética de Afganistán, la invasión iraquí de Kuwait y fue subeditor del periódico saudita en inglés Arab News así como editor del rotativo Al Watan en 2003, pero solo por tres meses aunque luego regresó en 2007. Durante las décadas de los años 80 y 90 del siglo pasado, Khashoggi entrevistó en varias ocasiones a Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda. Fue asesor de prensa del embajador saudita en Washington Turki bin-Faisal, ex jefe de la inteligecia del país árabe. Su posición, señala un perfil de la BBC, fue a favor de las reformas en Arabia Sudita más que de un cambio de régimen. Durante la llamada Primavera Árabe de 2011 que llevó al cambio de régimen en varios países de Medio Oriente, apoyó a grupos islamistas y en 2012 fue seleccionado para encabezar al canal de notiias Alarab, considerado contrapeso de Al Yazira. En 2015, cuando Alarab inició sus emisiones, entrevistó a una figura disidente de Bahrein, lo cual llevó al cierre de la estación a menos de 24 horas de haber comenzado sus transmisiones. En 2017 llegó a Estados Unidos y se declaró autoexiliado ante el temor de ser arrestado en el marco de la política contra disidentes ordenada por el príncipe Salman, que incluía presiones para que dejaran de publicar sus trabajos. Uno de los comentarios que llevó al diario Al-Hayat a cancelar la columna de Khashoggi, fue su cuestionamiento a la positiva recepción en Arabia Saudita al triunfo electoral del actual presidente estadunidense Donald Trump. En su última contribución periodística en The Washington Post, criticó la participación saudita en el conflicto en Yemén. En una de sus últimas declaraciones, señaló a la BBC que él no militaba en la oposición sino que era solo un escritor que deseaba un ambiente para escribir con libertad. También señaló que el príncipe Salman cada dos semanas o meses anuncia un nuevo mutimillonario proyecto pero sin discusión en el Parlamento o la prensa, mientras la gente solo aplaude. Y las cosas no funcionan de esa manera, señaló por último.
Comparte