Ante desalojo, pide devolución de su patrimonio, de tantos años

Ante desalojo, pide devolución de su patrimonio, de tantos años

Mediante engaños su familia lo despojo del único patrimonio que tenía para llevar bien su vejez

 

 

El señor Leonardo Granda Corona, en busca de apoyo para recuperar su patrimonio por el que tantos años trabajó, se acercó con CPS para dar a conocer que tanto su hija como su ex esposa a base de engaños lo despojaron de su única propiedad. 

En entrevista nos reveló que desde el 91 se hizo de la propiedad la cual está ubicada sobre la calle Fisher en la colonia El Zacatal y le fue otorgada por el Ejido y al momento de la separación de su actual ex esposa le arrebató la documentación que le permitiría continuar con los pagos de la propiedad.

“Me escondió los papeles, se los dio al amante y el amante pagó el terreno entonces se pusieron de acuerdo el amante, la mujer, la hija y el yerno; el yerno dijo que iba a pedir un préstamo en el banco para pagar 90 mil pesos en el banco y que yo iba a seguir siendo el dueño y que cuando me muriera la hija iba a quedar como dueña entonces yo le creí”, afirmó 

Manifestó que a la fecha ya le falla la vista y que apenas y sabe deletrear y confiando en su familia firmó todo cuanto papel le dieron, pero al poco tiempo tanto su ex esposa como su hija le echaron sus cosas a la calle y por todo ello solo pide justicia, que los que les engañaron le devuelva el patrimonio por el que tantos años trabajo. 

“Yo pido justicia porque esos locales los hice para mi vejez, lo primero que pensé voy a hacer unos locales para no andar de mendigo en mi vejez y resulta que ya la hija lleva 10 años rentando los locales y el yerno lleva 8 años viviendo en los 2 cuartos que yo hice y me mandaron a la calle, yo quiero que haya justicia de parte del ministerio y pronto hagan justicia y que la propiedad llegue a mis manos de vuelta para poder pasar mis años y mi vejez cobrando las rentitas”. 

Finalmente pide que su yerno también sea castigado por abuso de confianza, alevosía y ventaja, así como fraude pues el más que nadie vive de lo que él tanto tiempo trabajó.

 

Fotos: Julio Parra

Comparte