Madre soltera dejó su rancho y emprendió un negocio sola en CSL

Día Internacional de la Mujer

María de Jesús Bañaga Agúndez, habitante de Cabo San Lucas y originaria de la zona rural de San Vicente de la Sierra, dio a conocer que hace 12 años dejó su rancho para venirse a la ciudad, empezando de cero debido que sus hijos tenían que ir a la escuela, así que buscó la manera de salir adelante al poner en práctica las habilidades adquiridas en la zona rural, tomó la iniciativa de hacer comida para vender y después con los años puso su pequeño negocio, sin embargo, en esta pandemia ha buscado otras maneras de hacer frente a esta crisis que dejó a sus hijos desempleados. 

“Cuando recién llegué a CSL, empecé horneando pan artesanal, haciendo arepas, después puse un negocio a las afuera del Sistema del Desarrollo Integral de la Familia en CSL, además de elaborar dulces regionales, artesanías de barro, tamales, sopa fresca, menudo y comida para eventos”.

Puntualizó que la vida ha sido complicada, pero sí se puede salir, sólo es cuestión de echarle ganas y con la ayuda de Dios todo se puede, añadió que sus hijos ya están grandes, pero con lo de la pandemia quedaron desempleados y entre todos andan buscando la manera de prosperar, dijo la entrevistada.

En cuanto a la pandemia dijo que es difícil, pero mientras no llegue esta enfermedad a sus vidas, todo está bien, poco a poco se puede salir adelante. 

El mensaje que dio a las mujeres sudcalifornianas es que no tengan miedo de que sí se puede.

“A veces le entra a uno el temor, pero hay que sacudirlo y decir que sí puede, el que no arriesga, no gana, se necesita tener seguridad en uno mismo para poder salir adelante y hacer frente a la vida”.

Comparte