Puede México perder apoyo de organizaciones internacionales por carecer de estrategias en conservación y preservación de la vaquita marina, aseveró Guzmán Roa 

Puede México perder apoyo de organizaciones internacionales por carecer de estrategias en conservación y preservación de la vaquita marina, aseveró Guzmán Roa 

Cabo San Lucas.- Francisco Javier Guzmán Roa, ex consejero consultivo de Desarrollo Sustentable de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, dio a conocer que en la Convención sobre Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) realizada en Ginebra Suiza, México fue severamente criticado, por lo que posiblemente sea acreedor a sanciones debido a que no ha cumplido con los acuerdos internacionales al dar razón de las políticas públicas federales desarrolladas en materia de conservación y preservación de la vaquita marina, "situación difícil, pues se dejarán de tener los apoyos que se venían recibiendo por parte de organismos internacionales o de organizaciones no gubernamentales"

Explicó que en esta reunión a la que acudieron 88 países, se dio a conocer que México no  ha desarrollado estrategias  para la conservación de la vaquita marina y la totoaba en el alto Golfo de California,  debido al riesgo en que se encuentran dichas especie hace tiempo, Leonardo Di Caprio apoyó con recursos económicos para que se llevara a cabo un programa de monitoreo, protección y seguimiento de la vaquita marina, con el objetivo de conocer la cantidad exacta de especies, teniendo un registro de 21 ejemplares.

Recalcó que de acuerdo a las proyecciones de los ambientalistas y científicos, la especie está en peligro de desaparecer, por lo que aunado a eso el gobierno anterior efectuó una serie de estrategias para conservar los pocos especímenes que existían y detectados en el monitoreo, acciones coordinadas con la Secretaría de Pesca, Sector Naval y Semarnat, "se instrumentó un programa de monitoreo sin embargo con esta nueva administración ya no se supo nada".

Puntualizó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente estaba en la obligación de dar un informe a las organizaciones  internacionales, es decir a la CITES para explicar cuáles eran las estrategias a desarrollar en materia de protección y conservación de la vaquita marina, "sin embargo el Gobierno federal no lo hizo, cuando su obligación era dar seguimiento a los monitoreos realizados por la pasada administración federal".

Añadió que en la reunión internacional celebrada en Ginebra, Suiza, se puso a consideración de los países que conforman esta convención el sancionar a México por no haber instrumentado políticas públicas en materia de conservación de las especie de acuerdo a los convenios que existen para ese fin, "así que México está  en una situación difícil, se dejarán de tener los apoyos  por parte de organismos internacionales y/o de organizaciones no gubernamentales que ayudaban en materia de conservación en el Alto Golfo  ".

Agregó que desafortunadamente estas organizaciones están pidiendo una sanción para México, debido a que Profepa no dio ningún informe a los representantes ni ante la Convención como tampoco en la visita que realizó uno de los comisionados del CITES a México, integrantes de esta convención vinieron en mayo exclusivamente a conocer las políticas públicas e instrumentos desarrollados por el Gobierno federal enfocadas a la conservación de las especies amenazadas, en este caso la vaquita marina, sin embargo no tuvieron la respuesta que esperaban y a razón de esto la Convención determinó  emplazar a México debido a los malos manejos en los acuerdos internacionales,  además de no tener políticas de protección a las especies".

Indicó que esta administración federal no ha mostrado interés en el tema y organizaciones internacionales lo saben, "autoridades deberían de dar seguimiento y cumplir  con los compromisos pactados, sin embargo no se están llevando a cabo, además de que no hay políticas públicas en cuanto a conservación de las pocas especies que existen, incluso se tenían reconocidos ciertos polígonos que estaban protegidos en los altos del golfo de California y se tenían identificadas a esas 21 vaquitas marinas, mismas que eran monitoreadas satelitalmente".

Comparte