OMS confía en la cooperación china para encontrar origen del covid-19

La Organización Mundial de la Salud expresó el miércoles su optimismo ante la cooperación de Pekín para buscar el origen del covid-19, a pesar de que China rechaza la idea de una nueva investigación en su territorio.

“Estoy convencido que nuestros colegas en China están completamente dispuestos a cooperar en las investigaciones científicas necesarias para conocer mejor el origen” del virus, declaró en rueda de prensa el doctor Michael Ryan, encargado de la OMS para las urgencias sanitarias.

Estas declaraciones llegan después del rechazo el 13 de agosto de las autoridades chinas de la petición de la OMS para realizar una nueva investigación en China. Pekín pidió entonces una visión “científica” y no “política” de la investigación.
La OMS y, en concreto el doctor Ryan, ruegan desde hace meses que no se politice este tema.

“La política contaminó por completo el ambiente. Trabajamos muy duro entre bambalinas para consolidar la confianza y que las personas se vuelvan a comprometer con el proceso científico”, indicó este alto responsable de la OMS.

“Creo que hemos progresado en ese ámbito, incluso si tengo que admitir que no es fácil por la retórica de la que todos hemos sido testigos estos últimos meses”, añadió.

Los primeros enfermos de coronavirus fueron identificados a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan (centro). El virus se extendió desde entonces por el mundo, dejando más de 4,3 millones de muertos hasta el día de hoy.

Los científicos tienen problemas para encontrar su origen. Pekín combate la hipótesis de una fuga de laboratorio, que no quiere aparecer como el responsable de la pandemia.

Un equipo de expertos internacionales enviado por la OMS a Wuhan en enero de 2021 para realizar la “primera fase” de su estudio sobre el origen del virus ya redactó un informe conjunto con especialistas chinos.

Este estudio considera que la transmisión del virus del murciélago al ser humano a través de un tercer animal es la versión más plausible. Los expertos consideraron a principios de año que era “extremadamente improbable” que el virus hubiera surgido en un laboratorio.

Esta última hipótesis, defendida por Washington en un contexto de rivalidad política con Pekín, fue recuperada en los últimos meses por la OMS, que pidió el 12 de agosto a todos los países, sobre todo a China, que publicasen “todos los datos sobre el virus”. Un mes antes, la OMS pedía a su vez un control de los laboratorios chinos.

Los comentarios están cerrados.