La pandemia y el retroceso en el sistema educativo en México

PARA EL FIN

El abandono de las escuelas públicas, el saqueo y el robo del mobiliario y equipo en muchas de ellas, han generado un impresionante daño material al sistema educativo nacional.

Además, en un país con notables carencias de conectividad, las clases por Internet han propiciado la deserción escolar pero, sobre todo, el retroceso educativo en millones de niños y jóvenes mexicanos que sufrirán una irreparable pérdida en su formación personal.

El encierro en las casas y el endoso de la carga educativa especialmente a las madres o abuelas, han provocado alteraciones emocionales en las familias.

Matrimonios desesperados y angustiados por la impotencia para contender con el complejo problema de cumplir con sus trabajos y, al mismo tiempo, atender a sus hijos en casa.

Hogares convertidos en escuelas y guarderías, donde abuelos, tíos y amigos, improvisados como consejeros escolares, viven con el estrés de realizar una tarea para la cual no tienen la preparación ni la vocación.

Niños, adolescentes y jóvenes con síntomas y daños colaterales en este desorden.

Un saldo educativo que hiere y cala en lo más sensible de nuestra sociedad: las familias.

¿Alguien tendrá la voluntad y el poder de sacarnos de este laberinto de fatalidad?

Lo dejamos para el fin.

Los comentarios están cerrados.