Pedirán renuncia de Colmenares por desvío de recursos

Inés Parra, secretaria de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación en la Cámara de Diputados, mostró su postura en contra sobre el gasto realizado por el auditor David Colmenares de recursos públicos para remodelar su oficina. Esto, dijo ella, debería ser motivo para llamarlo a comparecer y pedir su destitución.

Te puede interesar: ASF remodela oficina de auditor por más de 2 mdp

Parra dijo que esto debería ser un tema de discusión en la próxima reunión de la Comisión de Vigilancia:

“Voy a solicitar la renuncia del auditor, y como comisión lo podemos votar por mayoría. Espero lograr coincidir con mis compañeros aunque lo veo difícil porque hay inercias también en esta legislatura”.

La extitular de Auditoría Forense en la ASF, Muna Dora Buchain apuntó que se trata de un desvío de recursos públicos, pues uso el presupuesto para obras públicas para un bien privado:

“No se trata de despachos sino de espacios que habilitó para vivir ahí. Esto es indignante, indebido e irregular”.

Lo que plantea Buchain se fundamenta con el artículo 54 de la Ley de Responsabilidades Administrativas:

“Será responsable de desvío de recursos públicos el servidor público que autorice, solicite o realice actos para la asignación o desvío de recursos públicos, sean materiales, humanos o financieros, sin fundamento jurídico o en contraposición a las normas aplicables”.

 

¿Y quién controla al contralor?

Según afirma José Alejandro Xopa, investigador de la División de Administración Pública del CIDE, es la Comisión de Vigilancia la encargada de pedir cuentas a la ASF:

“Debido a que la Auditoría es el órgano que revisa las cuentas, tiene la obligación de poner el ejemplo. No solamente debe cumplir bien su función de controlar el ejercicio del gasto, sino está obligado a acatar los estándares de lo que le pide a los otros y, por tanto, también debe rendir cuentas a la Comisión”.

Y finalizó diciendo que:

“Si su función es controlar cuentas y él mismo no las rinde, iría contra su propia naturaleza. Además, tiene como bien intangible la confianza, que es el resultado de cómo se comporta. Confiamos a partir del comportamiento”.

Los comentarios están cerrados.