Pepenadores afectados por la contingencia sanitaria

Foto: Julio Parra

Bernardino López Cruz pepenador del basurero de Palo Escopeta ubicado en San José del Cabo, platicó en entrevista para CPS Noticias, que también ellos se vieron afectados por la contingencia sanitaria por COVID-19.

“Desde mi punto de vista, nos ha afectado porque en los hoteles hay pocos extranjeros y por ello el material ha bajado mucho, es muy poquito lo que estamos sacando, en el basurero no hay mucho que digamos, pero ahí va, para la tortilla, siempre sale” expresó.

Actualmente en el basurero de Palo Escopeta laboran 40 pepenadores de 7 de la mañana a 4 de la tarde, quienes desde el inicio de la pandemia fueron divididos en dos grupos de 20 personas.

Trabajan semanas por mitades generando al día un ingreso de 300 pesos aproximadamente, sin embargo de ahí apartan para la gasolina, pues cada quien anda en su camioneta, aunque algunos se juntan en grupos de 6 -7 y se cooperan; sin embargo el siempre anda solo, comentó.

Explica que actualmente él solo se centra en recolectar chatarra o fierro viejo, botes de aluminio y cobre.

Comenta que no hay mucho, pues el cartón y la botella plástica no se está recolectando, debido a que se paga barato, por ello no tiene caso pepenarlo, pues es mucho trabajo por poco dinero. 

Nos contó que para completar su semana hace limpieza de terrenos, fletes económicos con su camioneta, así como la compra – venta de chatarra a domicilio.

Pese a que puede ser considerado un trabajo poco agraciado, para él es seguro, pues cuando llegó a Los Cabos hace 15 años, las obras donde empezó a trabajar siempre le quedaban mal con los pagos.

Intentó trabajar de vendedor ambulante, pero al no estar regulado, siempre tuvo inconvenientes para trabajar, pues los inspectores les retenían el producto lo que le generó un descontento con las autoridades.

El se siente más tranquilo y cómodo en el basurero, pues nadie lo molesta y solo cada cierto tiempo Servicios Públicos, les piden documentos como INE, CURP y carta de no antecedentes penales, a fin de tener un control del número de pepenadores.

Finalmente recalcó que en el basurero cada quien está por su cuenta.

“Aquí nosotros hemos firmado estar bajo nuestra propia responsabilidad y algo que nos pasa no le tenemos que echar la culpa a nadie, Servicios Públicos nos hecha la mano con darnos el permiso provisional y de lo demás se encarga uno”.

Los comentarios están cerrados.