¿Qué pasará con Pepex “el lamedor” de arte?

Seguramente ya viste en redes sociales algunos videos de un artista llamado Pepex Romero. En las imágenes lo podemos ver lamiendo piezas prehispánicas en el Museo de Antropología. Al compartir los clip sin duda te invadieron, como a nosotros, algunas preguntas: ¿qué es lo que estoy viendo?, ¿uno puede ir, lamer y besuquear a diestra y siniestra… y en un museo?, ¿dónde está la autoridad?

Bueno, el hecho no pasó desapercibido: causó indignación y mucha polémica, no solo entre internautas, sino en el INAH. La institución publicó un comunicado para advertir que las piezas están bien, que ya se revisaron detenidamente los videos de la performance, e inspeccionó las piezas. Se confirmó que el patrimonio cultural de México está en buenas condiciones.

Te puede interesar: Nueva actualización de WhatsApp web permite ocultar mensajes

Pero, recapitulemos y vayamos al inicio. ¿Qué fue lo que pasó y por qué tanto barullo?

El artista fue la mañana del 31 de marzo al Museo Nacional de Antropología junto con 3 personas, que le ayudaron a filmar su paso por el Museo, mientras este pasaba por las piezas y les daba una alta dosis de amor.

¿Pero, quién es Pepex Romero y cuál es la finalidad de sus besos?

Pepe, o Pepex, es un artista transgresor que lucha por los derechos de la comunidad LGBTTTI. Por el momento no ha concedido entrevistas para ningún medio ni se ha pronunciado sobre el tema; lo que sí dejó claro era puntualizar cuál fue el fin de su acto y de la difusión del video.

Pepe recalcó que lo que hizo es una protesta en contra de la lógica capitalista del arte, por lo que creo un proyecto llamado: Mexique 2022; que se suma a las iniciativas en contra de las subastas de arte de objetos arqueológicos precolombinos; pues, a pesar de estar protegidos por las leyes, aún así, las autoridades banalizan y comercializan las obras.

En la cuenta de Instagram: “Obras de Arte Comentadas” fue donde se difundió el video, acompañado de la siguiente leyenda, que explica la performance:

“Por supuesto que esto coloca a las espectadoras en una posición incómoda, están presenciando un aparente daño -habrá que discutir qué tanto afecta la saliva a la piedra- a nuestro patrimonio. A diferencia de las subastas de Drouot de piezas prehispánicas que son realizadas casi sin la indignación generalizada de la audiencia”.

Este acto escénico es una protesta en contra de una puja organizada en Drouot, Francia, donde se subastaron 130 piezas de arte precolombino, de las cuales 95 de ellas conforman el patrimonio cultural de México.

¿Habrá alguna repercusión?

Por el momento el INAH se está tomando las cosas con mucha calma y, a pesar de que mencionó que las piezas están en buenas condiciones, sigue revisando las conductas de Pepex, por lo que publicó su posicionamiento:

“Nunca hubo solicitud y de ninguna manera se dio una autorización. Se están revisando los sistemas de seguridad del museo para determinar cuándo fue realizada la grabación: si hubo contacto directo con las piezas, y determinar las acciones a seguir. Las instituciones estamos para cuidar el patrimonio cultural”.

Mientras el INAH evalúa las repercusiones legales que tendrá esta “performance”, que violó el reglamento de recintos culturales, ¿tú qué piensas?, ¿podemos considerar esta acción una expresión artística? No olvides comentar en nuestras redes sociales para saber tu opinión.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.