Por ser pobre perdió 3 familiares al hilo y un menor quedó huérfano

Por ser pobre y sin importar la angustia, desesperación e impotencia, madre de familia de las zonas de invasión pierde a su padre y hermano por causa del Covid-19, mientras su cuñada cae en las garras de la negligencia médica

María Soledad quien vive en las invasiones, dijo que durante la crisis pandémica, el Covid-19 le arrebató a sus seres más queridos, a su padre y hermano, mientras que su cuñada, fue víctima de negligencia médica pasando un calvario para sanar y hoy ella y su hijo están en sus manos.

Aseveró que a pesar de su desesperación, angustia e impotencia tocó infinidad de puertas y no recibió ninguna ayuda, por ser una persona de escasos recursos, indicando que desafortunadamente, las autoridades y personal de Salud tratan a las personas de acuerdo a las apariencias, es decir a cómo te ven te tratan.

“Tuve familiares que murieron y nadie del gobierno se acercó a ayudarnos, murió mi padre, un bebé quedó sólo si su padre, no lo conoce mí hermano y ahí lo traemos al bebé; se le pidió ayuda a muchas personas y tocamos muchas puertas todas nos las cerraron, mi papá necesitaba diálisis y nadie ayudó, ni el gobierno que estaban antes y así se lo digo; igual en los Centros de Salud y hospitales, nos ven y a cómo te ven te tratan”.

María Soledad

Detalló que en el caso de su hermano estuvo en el hospital un viernes y el sábado murió, además de que pidieron medicamentos muy caros, así que tuvieron que empeñar todo lo tenían a la mano, cuestionando quién le garantizaba que a su familiar le pusieron los medicamentos carísimos. 

Así mismo dijo que su cuñada dio a luz en época de pandemia, sin embargo, personal médico le dejó material quirúrgico al interior de su cuerpo y a pesar de que la paciente acudió a los días ante el personal médico, para referir que algo dentro de vientre se estaba pudriendo y el mal olor se percibía en todo el ambiente, no fue atendida, incluso pidió hablar con el director del Hospital General de Cabo San Lucas y le negaron el acceso y la atención fue lenta.

“Nos hemos llevado malas experiencias una tras otra, la última fue mi cuñada, tuvo a su bebe y no sé cuántos ganchos le dejaron adentro con gasas y personal médico no hizo nada, incluso no la dejaron hablar con el director; ya apestaba la muchacha, tenía ya como 15 días así,  – y decía – oyes apesto huelo mal, a cosa muerta, y pregúnteme si la dejaron pasar con el Director del hospital, no la dejaron pasar, nada más hicieron un escrito y de ahí no pasó y porqué, porque somos de escasos recursos”.

Señala que personal de Salud y autoridades son insensibles e inhumanos, y es que cuando murieron sus parientes, esto en tiempos diferentes, fríamente les avisaron que sus familiares ya tenía tiempo fallecidos y que se los tenían que llevar de inmediato, desconociendo si la familia, que había empeñado hasta el alma, contaba con recursos suficientes para adquirir el paquete funerario de sus seres queridos, falta más empatía y sentido humano, ese que evidentemente han perdido  y más, cuando ven que la persona no tiene dinero.

Los comentarios están cerrados.