Préstamos sin buró de crédito y sin comprobante de ingresos: ¿Cómo lograrlos?

Préstamos sin buró de crédito y sin comprobante de ingresos: ¿Cómo lograrlos?
Los préstamos son instrumentos financieros que permiten obtener dinero ajeno con el compromiso de devolverlo en un plazo establecido. La devolución de los fondos debe realizarse con una ganancia que se deriva de la tasa de interés aplicada. Ya sea que se trate de un crédito hipotecario, al consumo o para otro tipo de operación, los préstamos son compromisos que se asumen y que abarcan implicaciones legales. Con el desarrollo de la tecnología, la aparición de las empresas fintech y los nuevos modelos de negocios, el crédito ha alcanzado nuevos niveles de acceso en el mercado. Hoy en día, hay opciones que permiten solicitar créditos por Internet que pueden ser aprobados casi al instante. El propio sistema realiza la evaluación y emite una decisión según el historial de la persona. Lo cierto es que a través de esta modalidad se han generado múltiples oportunidades para conseguir dinero extra. Un gran porcentaje de personas lo utilizan para afrontar compromisos familiares inesperados o, simplemente, complacerse al adquirir un producto o contratar un servicio en particular. Mecanismos de evaluación El crédito tradicional pasa por varios mecanismos de evaluación antes de ser aprobado o rechazado. Uno de ellos es contar con el ingreso de un sueldo, para que la entidad financiera pueda verificar la liquidez del solicitante. Otro mecanismo tiene que ver con el buró de crédito, que es un sistema de información que emplean los bancos para determinar el comportamiento crediticio de las personas y de las empresas. Con relación al primero, el recibo del sueldo es el principal requisito a la hora de solicitar un crédito. Los bancos verifican la liquidez antes de tomar una decisión respecto a proporcionar o no el dinero solicitado. No obstante, durante los últimos años la situación ha cambiado y ahora es posible obtener dinero sin este tipo de requisitos. En Internet hay entidades financieras como credy.mx, que se especializan en el trámite de préstamos personales sin buró de crédito y sin comprobante de ingresos. Se trata de una modalidad que sigue ganando espacios, ya que se ha convertido en una alternativa real a los créditos tradicionales de la banca. El personal explica que cualquier persona puede acceder al sitio web y solicitar el préstamo sin buró de crédito ni el comprobante de ingresos. Por tratarse de préstamos personales, no es necesario disponer de un sueldo indefinido que sirva para garantizar la devolución. Por lo general, el plazo establecido es de 30 días. Las posibilidades de obtener un crédito de este tipo crecen, ya que se pueden conseguir sin un aval, sin una nómina y sin documentación. Por lo tanto, abre las posibilidades a las amas de casa, estudiantes con becas o pensionistas. Los requisitos que se solicitan son básicos e incluyen nombre, apellido, ser mayor de edad, tener una cuenta bancaria a nombre del solicitante y contar con ingresos periódicos, sin importar su procedencia. Acceder a la financiación El segundo aspecto a considerar tiene que ver con el buró de crédito. Muchas veces a las personas se les niega la posibilidad de acceder a la financiación por estar incluidas en el buró de crédito. Se trata de una Sociedad de Información Crediticia que sirve de marco para que los bancos, entre otras instituciones, decidan otorgar o negar un crédito a los solicitantes. Según se ha publicado en el portal economia.com.mx, una página dedicada al tratamiento de temas financieros, el buró de crédito son expedientes que tienen todas las personas, físicas y morales, que ya cuentan o que han disfrutado de un crédito. El sistema permite conocer el comportamiento de los clientes a la hora de cumplir con sus compromisos financieros. Aquí también entran en juego los pagos oportunos de las tarjetas de crédito. El buró de crédito por sí solo no es quien autoriza los préstamos, tampoco emite juicio sobre si la persona es apta para recibir la financiación o no. La función principal es ofrecer información oportuna sobre su historial. Los principales otorgantes de créditos que han contratado este tipo de servicios incluyen a los bancos, empresas que emiten tarjetas de crédito, compañías hipotecarias, tiendas por departamentos, empresas de financiamiento automotriz o las compañías que ofrecen servicios de comunicaciones. En el caso de los préstamos personales que se solicitan a través de Internet, el proceso es más sencillo, ya que pueden ser tramitados desde cualquier lugar, ya sea que se cuente con un ordenador o un dispositivo móvil. Consumo e intereses Las entidades financieras ofrecen numerosas opciones de créditos con nombres diferentes, que van desde préstamos personales, o préstamos de consumo, hasta créditos para coches, para bodas o para pasar las vacaciones en el destino soñado. Se trata de un mismo producto con pequeñas variaciones, pero en definitiva se trata de lo mismo: prestar dinero a cambio de una tasa de interés. Según detalla el portal finanzasparatodos.es, una página en la que se explica de qué van todos los productos bancarios y relacionados, los préstamos personales se diferencian de los hipotecarios por la garantía que ofrecen en el caso de ocurrir un impago. En cuanto a los créditos personales, la persona ofrece como garantía todos los bienes personales que posee. En el caso de los hipotecarios, también se coloca como garantía el propio bien inmueble hipotecado. En cuanto a los tipos de intereses, se puede decir que se trata del precio que el banco le cobrará a la persona por prestarle el dinero que está solicitando. Los productos financieros no son los mismos que hace 10 años. Con la aparición de los emprendimientos fintech, el crecimiento de aplicaciones para la banca móvil, los seguros, las criptomonedas o el trading, han reconfigurado la forma en que los consumidores tienen acceso a los recursos y a la información. Se estima que la inversión en este tipo de mercado seguirá creciendo con el transcurso de los años, lo que habla de la visión a un medio y largo plazo que tienen las startups y sus emprendedores.
Comparte