¿Cuáles son los principales desafíos ambientales en 2022?

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) anunció en diciembre del 2021 que llevaría a cabo una reforma administrativa para sumar al personal del Instituto Nacional de Cambio Climático (INECC).

Asimismo, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) se agregó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Esto con el argumento de que se “agrupan esfuerzos, se consolida el conocimiento y se fortalecen las actividades encomendadas”. Sin embargo, existen organizaciones de la sociedad civil que criticaron la desaparición del INECC y el IMTA por calificarlo como “una más de las acciones de desmantelamiento del sector ambiental”.

 

INECC e IMTA

El INECC genera investigación técnica y científica en materia de ecología y cambio climático. Una de sus funciones más importantes es la de crear un Inventario de Gases de Efecto Invernadero.

El IMTA se encarga de los sistemas regulatorios y tarifarios del agua potable, así como de la certificación de los laboratorios de calidad del agua. Además, sistematiza y publica la información relacionada con los recursos hídricos del país.

Ante esta situación, diversas organizaciones como Cántaro Azul, Red Regional de Sistemas Comunitarios y Comités por la Defensa del Agua, señalaron en un comunicado:

“El IMTA y la Conagua tienen funciones completamente distintas; al primero le corresponde el arbitraje técnico, científico y social. De tal manera que se pueden prevenir abusos como el reparto de agua a discreción”.

Para este 2022, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador deberá demostrar la eficacia de estos cambios. Esto se podrá saber hasta que se publique el reglamento interior de la Semarnat.

Conservación de áreas naturales

El sector ambiental cuenta con un presupuesto de 40,795 millones de pesos para este 2022, lo que representa casi 9 mil millones de pesos más si se compara con lo designado en el 2021.

La directora de comunicación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Margarita Campuzano, asegura que este incremento no alcanza para poder revertir el daño de años anteriores.

Son muchos los científicos que opinan que el principal desafío en materia ambiental para este 2022 es el de reorientar las políticas públicas para poder tener una verdadera protección a la biodiversidad, así como proteger a las especies en peligro de extinción.

La comunidad internacional ha puesto especial atención en el caso de la vaquita marina, sin embargo, en México existen otras especies igualmente amenazadas, como el mapache enano, endémico de la isla de Cozumel, el cual está en pelirgo de extición debido a la fragmentación de su hábitat.

Te puede interesar: Piden investigar al gobierno mexicano por vaquita marina

Ella Vázquez Domínguez, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM, precisa que para salvar a estas especies en peligro, es vital que el tema ambiental sea prioritario en la agenda nacional:

“Si no se le otorga un presupuesto adecuado, si no hay un plan estratégico de conservación no se logrará nada”.

 

Imparable deforestación

De acuerdo con un análisis realizado por la Universidad de Maryland, solo en el 2020, México perdió 300 mil hectáreas de cobertura arbórea.

Es por ello que en octubre pasado, la Semarnat anunció una estrategia pensada para controlar la deforestación y la tala ilegal basada en:

“La prevención, inspección y verificación de aserraderos; además de un trabajo de inteligencia, judicialización, acompañamiento de las comunidades y revisión del marco jurídico con la finalidad de poder ejecutar acciones penales contra los responsables de los ilícitos”.

Es importante destacar que la deforestación y la tala ilegal son dos cosas distintas, por lo que las acciones no pueden ser las mismas.

Lucía Madrid, maestra en políticas ambientales por la Universidad de Cambridge, asegura que este es un gran reto para el actual gobierno en este año: establecer un planteamiento claro que detenga la deforestación:

“Para que cumpla con su labor de vigilancia y sancione a quienes deforesten. Además, se debe trabajar en otros frentes como el apoyo a las iniciativas comunitarias que conservan los bosques, la certificación de productos (como aguacate, carne y agave) libres de deforestación y en el desarrollo de herramientas tecnológicas que permitan realizar un monitoreo eficiente para saber a tiempo dónde se está dando el cambio de uso de suelo y qué actividad lo está provocando”.

Lo cierto es que si no se comienza a ver este tema como algo prioritario, llegaremos a un punto de no retorno.

Te puede interesar: Científicos advierten punto irreversible en cambio climático

Asimismo habrá que poner especial atención este año en conocer el proyecto real del Tren Maya, pues ha ido cambiando, además de que no se cuenta con información por considerarse “reservada” sobre las “Ciudades Sustentables” que planean ubicar en lo largo de la vía.

Los comentarios están cerrados.