El propietario del carro “chocolate” es el único que pude regularizar

Ninguna agrupación y/o asociación encargada de la compra y venta de unidades automotoras fronterizas podrá realizar el trámite de regularización

Autoridades estatales fueron claras al decir, que ninguna asociación o agrupación dedicada a la compra – venta de vehículos podrá realizar los trámites de regularización de carros fronterizos, sí podrán dar la información necesaria, pero los únicos que pueden hacer la gestión son los propietarios de dichos vehículos, es decir, el trámite es personalizado, destacando que la fecha límite es hasta el mes de septiembre, trámite que tiene un costo de 2 mil 500 pesos.

En enero salió el Decreto Federal de regularizar los vehículos fronterizos, por lo que el pasado 14 de marzo se lanzó la plataforma en Baja California Sur para que los propietarios de estas unidades precalificaron y sacarán su cita para realizar el proceso de regularización y obtener las placas, en el caso de Los Cabos ya se tiene 2 módulos, uno en San José del Cabo en colonia El Zacatal y la otra en Los Cangrejos en Cabo San Lucas,  así lo dio a conocer Karina Olivas Parra, directora de Ingresos de la Secretaría de Finanzas del Estado

Autos chocolates

“Si, es una agrupación la que desea dar información al ciudadano, es una manera correcta y que considero muy apropiada,  pero el trámite como tal, solo sí es directamente en los puntos autorizados por Registro Público Vehicular (Repuve) desde luego en coordinación con la Secretaría de Finanzas, la Secretaría de Seguridad Pública a través de REPUVE que se encuentra en las Secretaría de Seguridad Pública”.

Dejó en claro que el Gobierno del Estado, es el único facultado para llevar a cabo este proceso y los trámites son directamente en los puntos mencionados; Los Cangrejos en CSL y EL Zacatal en SJC. 

Concluyó que estos trámites son personales y no se requiere hacer el trámite bajo ninguna asociación o agrupación o gestor, lo que se intenta con este decreto presidencial es que el ciudadano tenga la certeza patrimonial.

Los comentarios están cerrados.