Protestan en Argentina contra Fernández por festejo durante el confinamiento

Familiares de muertos por el covid-19 en Argentina marcharon el lunes en su memoria y protestaron contra el presidente Alberto Fernández por festejar el año pasado el cumpleaños de la primera dama cuando las reuniones sociales estaban prohibidas.

En modo de protesta y de recordación, centenares de piedras con nombres de los muertos por el covid fueron dejadas en el suelo frente a la Casa Rosada, sede del gobierno, y ante la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires.

“Vine a traer las piedras de mi sobrina, de 31 años, y de su tío de 58. El presidente hace lo que quiere mientras nosotros obedecíamos. Aquí estamos y nuestros familiares están ahí”, dijo Miriam Deleppe, una acongojada empleada en la Plaza de Mayo, en el centro de la capital.

La llamada “marcha de las piedras” fue convocada luego de que se difundiera una foto de Fernández tomada al término de una cena de festejo del cumpleaños de la primera dama Fabiola Yañez, junto a una decena de invitados en la residencia presidencial.

El festejo tuvo lugar en julio de 2020, cuando los argentinos cumplían una cuarentena estricta que prohibía reuniones e impedía incluso realizar ceremonias para despedir a los difuntos.

“Nosotros nos quedamos haciendo lo que el presidente pedía y él hizo todo lo contrario de lo que había que hacer. Y esa es la rabia, el repudio y el silencio. Creo que las cosas se pagan y en algún momento le van a pasar la factura”, señaló Raquel Corts, al dejar sus piedras frente a la Casa Rosada.

Verónica Mansilla, una maestra, aportó decenas de piedras para cumplir con gente que no pudo acercarse. “Traje la piedra por cinco parientes y vecinos, y me sumé de voluntaria a esta marcha. Esta semana sumé 70 piedras más, que hoy traje y ya las deposité”, contó.

Un total de 109.105 personas murieron y más de cinco millones contrajeron coronavirus desde el inicio de la pandemia, según cifras oficiales del lunes.

La publicación de la foto de Fernández, divulgada más de un año después, generó una andanada de críticas de propios y opositores, algunos de los cuales amenazaron con iniciarle un juicio político para destituirlo, en plena campaña electoral hacia las legislativas de noviembre.

“Si alguno piensa que me van a hacer caer por un error que cometí, sépanlo: me fortalecen, me generan más fuertes convicciones, aumenta mi compromiso con ustedes. Eso es lo único que logran. Es lo único que consiguen”, lanzó el mandatario este lunes en un acto.

Insistió en su pedido de perdón luego de haber hecho un mea culpa el viernes: “Fue un error, lo asumí y pedí disculpas”, sostuvo.

Los comentarios están cerrados.