Puestos que Premian la Lealtad

A inicios de la semana pasada el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sancionó a Morena con una multa de 4.5 millones de pesos por la retención de cuotas a trabajadores del municipio de Texcoco entre 2013 y 2015.

En aquellos años la presidenta municipal de Texcoco era Delfina Gómez, hoy titular de la Secretaría de Educación Pública.

Lo que en cualquier otro país sería motivo de escándalo y provocaría, por lo menos, la destitución fulminante de la secretaria de Educación, en nuestro México sólo ha merecido un gesto desdeñoso del presidente Andrés Manuel López Obrador, su espaldarazo a la evidente delincuente electoral y el manido discurso de que se trata de “una campaña de desprestigio” orquestada por los enemigos de su “movimiento”.

Aunque este tipo de desvíos siempre se hacen “en lo oscurito” ha quedado acreditado que el dinero que se le birló a los trabajadores del ayuntamiento asciende a 13.8 millones de pesos, de los cuales por lo menos 2 millones 264 mil 612 pesos fueron utilizados en beneficio del partido de los que “no son iguales”, que pretendió ocultar el destino de los recursos retenidos a los trabajadores del municipio.

Aunque la sentencia es certera, está incompleta, ya que los magistrados determinaron no sancionar a la actual secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, pues concluyeron que las retenciones salariales que fueron a dar a Morena no la beneficiaron a ella electoralmente.

El hecho es que cuando la actual Secretaria de Educación, Delfina Gómez, fue alcaldesa de Texcoco, le descontó 10% de su sueldo a 472 trabajadores y una parte de ese dinero fue para financiar a Morena.

También el DIF del Estado de México, que en ese entonces era dirigido por Alejandro Gómez Álvarez, hermano de Delfina, retuvo un diezmo a sus trabajadores. Su firma aparece en pólizas de cheques obtenidas por el INE.

Los Premios

Charlando con un amigo, muy inteligente y preparado por cierto, quien defiende siempre de buena fe las acciones del gobierno de López Obrador, admitió que si no se tomaban acciones contra Delfina se estaría incurriendo en complicidad, y sugirió que en este caso AMLO o estaba mal informado o se hacía pato. Un servidor confía en que habrá un momento en que muchos mexicanos seguidores de AMLO y Morena se darán cuenta de que precisamente a causa de esas conductas fraudulentas es que esos sinvergüenzas ostentan un cargo en el equipo del presidente. AMLO es leal, pero no a la nación, sino a los que han desviado dinero para poder caerle con lo que él llama “aportaciones para el movimiento”.

Varios de los hombres destacados del gobierno (y fuera de él) caen en este supuesto; léase Ebrard, Bartlett, Salgado, Delgado, Gómez Urrutia, Romero Deschamps, Ovidio, Elba Esther, Lomelí, etc, etc, etc. A todos ellos les está pagando el favor con cargos y deferencias por haber aportado a su causa, frecuentemente con dinero público o mal habido.

De los involucrados en esta fraudulenta operación del diezmo, como se dijo, Delfina Gómez, exalcaldesa de Texcoco, ahora es titular de la SEP; Horacio Duarte Olivares fue secretario del Ayuntamiento de Texcoco y es actualmente Administrador General de Aduanas; Alberto Martínez Miranda fue tesorero en el municipio y su hermano Higinio Martínez Miranda, hoy en día es Senador. En tanto, María Victoria Anaya Campos es actualmente directora de área en la Secretaría de Bienestar y Sara lveth Rosas Rosas es regidora en Texcoco.

Chulada de máiz prieto. Cinismo a la máxima potencia.

 

 

Los comentarios están cerrados.