Queman iglesias y derriban estatuas en Canadá

Durante décadas, centenares de niños provenientes de pueblos originarios de Canadá fueron enviados a internados católicos, en los cuales aplicaban políticas de asimilación forzosa que iban en contra de los derechos humanos fundamentales. 

Este jueves, manifestantes derribaron una estatua de la reina Victoria de Inglaterra frente al parlamento de Winnipeg. También abatieron una talla de la actual reina Isabel II.

Estas manifestaciones se produjeron justo en conmemoración del Día de Canadá, donde se recuerda la fundación de ese país en 1867.


Los incendios 

No solo se suspendió el Día Nacional, sino que también incendiaron una iglesia católica en la localidad de Monriville.

Esto se suma a otros cuatro incendios en templos ubicados en comunidades de pueblos originarios en el occidente de Canadá.

Sin embargo, el gobierno británico mostró su postura en contra:

“Obviamente condenamos cualquier daño a estatuas de la Reina. Nuestros pensamientos están con la comunidad aborigen de Canadá tras estos descubrimientos trágicos. Estamos siguiendo esto de cerca y nos mantendremos en contacto con el gobierno de Canadá sobre los temas relacionados con los indígenas”.

Los antecedentes

Durante los siglos XIX y XX, más de 150,000 niños indígenas de Canadá fueron obligados a asistir a internados para forzarlos a un proceso de asimilación, con lo cual buscaban borrar todas sus costumbres.

Se cree que fueron 60,000 niños los que murieron en estos internados, los cuales tenían unas instalaciones sanitarias deficientes.


Cuando se fundó Canadá, la reina Victoria estaba en el trono. Esta corona británica fue la que adoptó la política de las escuelas residenciales.

Belinda Vandenbroeck es una sobreviviente de estos internados, y ella asegura no sentir ningún remordimiento por el derribo de estatuas:

“Ella no significa nada para mí excepto que sus políticas y su colonialismo es lo que nos está rigiendo ahora mismo en este minuto mientras estamos hablando”.

Con información de REUTERS y BBC.

Los comentarios están cerrados.