Califican de racista e ilegal programa ‘Quédate en México’

El programa ‘Quédate en México’ obliga a las personas que solicitan asilo en Estados Unidos a esperar la cita con el juez para definir su estatus migratorio en México; es por ello que diversas organizaciones que prestan asistencia legal a migrantes en Estados Unidos han advertido que no van a colaborar con la reimplementación de este programa.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha establecido pautas para la llegada de los migrantes solicitantes de refugio; entre las más relevantes tenemos la garantía de asistencia legal y que las estancias en el país no se alarguen más de seis meses.

 

Rechazo de las organizaciones en EU

El gobierno estadounidense buscó ayuda de organizaciones que trabajan en la frontera con migrantes con la finalidad de acelerar los procesos y darles apoyo legal.

El sábado pasado, estas organizaciones se reunieron con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para mostrar su rechazo por la reactivación del programa ‘Quédate en México’. Finalmente advirtieron que no volverán a mantener un diálogo con el gobierno de Biden hasta que no dé marcha atrás.

En una carta dirigida al presidente Biden, Kamala Harris, Alejandro Mayorkas y Merrick B. Garland, se estableció que:

“No hay forma que haga que este programa sea seguro, humano o legal. Ninguna medida de participación de la sociedad civil mitigará los daños de este programa horrible, racista e ilegal. Nos negamos a ser cómplices de un programa que facilita la violación, tortura, muerte y separaciones familiares de personas que buscan protección comprometiéndonos a brindar servicios legales”.

También precisaron que solo durante los meses que lleva Biden gobernando se han reportado 6 mil 356 denuncias por secuestro, violación, tortura y otros ataques:

“El amplio control territorial de los cárteles y la complicidad de los agentes del gobierno mexicano en ataques violentos y secuestros contra solicitantes de asilo y migrantes vulnerables deja en claro que el gobierno de los Estados Unidos no puede volver a implementar el MPP sin someter a las personas vulnerables a una violencia generalizada”.

 

¿Política unilateral?

La semana pasada se dio a conocer el segundo reporte del gobierno de Biden entregado al juzgado de Texas que obliga a la reactivación del programa y donde se enumeran las peticiones del gobierno de México para aceptar centroamericanos, que son:

  • Garantía de que los casos se resolverán en seis meses
  • Que los solicitantes reciban información oportuna y precisa
  • Acceso a un abogado
  • Mejoras en la coordinación de horas y lugares de retorno
  • Protección para evitar la expulsión de la población vulnerable.

Ese mismo día, el gobierno mexicano expresó su preocupación por algunos puntos del MPP, como son:

  • Respeto al debido proceso
  • Garantía de certidumbre jurídica
  • Acceso a asesoría legal
  • La integridad de los migrantes.

Y aunque parezca que ambos coinciden, no es así.

México ha asegurado que el MPP es una política unilateral de Washington a la que no puede oponerse, mientras que Estados Unidos asegura que el presidente López Obrador dio su visto bueno desde el 2019.

Los comentarios están cerrados.