Recuperación francesa dependerá de evolución de la pandemia

La economía francesa deberá crecer un 3% en el primer trimestre de 2021, y un 2% en el segundo, pero el ritmo dependerá de la evolución de las restricciones sanitarias, estimó el martes el instituto de estadísticas.

Tras la contracción récord del 9% del Producto Interior Bruto (PIB) que se espera este año, el “riesgo de un nuevo brote epidémico” seguirá pesando en los sectores “más susceptibles de verse limitados” por nuevas restricciones en 2021, previene el Instituto Nacional de Estadísticas (INSEE) en su nueva nota de coyuntura.

Los toques de queda y el confinamiento de noviembre, impuestos para luchar contra la segunda ola de la pandemia, provocarán una recaída del 4% del PIB en el último trimestre. 

Paralelamente, el INSEE anticipa 301.000 destrucciones netas de empleo en el periodo. En todo 2020, se habrán suprimido 691.000 puestos de trabajo, una cifra revisada a la baja con respecto a la previsión de octubre, debido a un mejor tercer trimestre.

A finales de 2020, el índice de desempleo se establecería en el 8%, frente al 9% a finales del tercer trimestre.

Para 2021, el INSEE no desvela una previsión anual, pero parte del supuesto de una “estabilización progresiva de la situación sanitaria”, que permitiría volver a mediados de año a un 3% por debajo del nivel de actividad prepandemia.

Cuenta en especial con el aumento de la vacunación contra el covid-19 y con los efectos benéficos del plan de reactivación en Francia y en los países europeos. 

Pero los sectores más afectados por la crisis sanitaria (alojamiento, hostelería, servicios a particulares o transporte), que representan alrededor del 10% del PIB francés, seguirían muy por debajo de su nivel de 2019. 

Foto: Archivo

Los comentarios están cerrados.