Reducir Zofemat afectará a BCS

Jorge Iván Cáceres Puig, último ex delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnatt) en Baja California Sur, en una entrevista con CPS Noticias dijo que la aprobación de la ley para reducir la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) sólo tuvo un voto en contra, lo que demuestra, que una vez más la academia fue rebasada por los tintes políticos, que desde la ignorancia y con engaños liberaron las playas que ya eran libres.

Explicó que reducir la Zofemat a 10 metros y aumentar la playa marítima 10 metros y hacer esta última obligatoriamente transitable y pública, no suena tan mal, pero tiene implicaciones realmente catastróficas para la recaudación de los municipios costeros,  para las actividades acuícolas y pesqueras y  para quienes viven en la costa,  pero sobre todo para el medio ambiente, dejando en claro que el litoral no únicamente son playas turísticas o recreativas.

 Destacó que el 70% de lo recaudado en concepto de uso de la Zona Federal Marítimo Terrestre y que es manejado por los Municipios, es para el desarrollo de programas sociales.

“Para muchos Municipios costeros el pago de este impuesto es su ingreso principal, por lo que la aprobación de esta ley ocasionará que el monto se reduzca a la mitad”.

Así mismo reveló que las granjas acuícolas y algunas actividades pesqueras se encuentran en la definición de playa marítima o zona inundable, es decir lo que cubre y descubre la marea, ahora por ley tendrán que ser públicas y transitables más 10 metros adicionales, ejemplo estanque y bordo del mismo.

Indicó que en las playas no sólo existen casas de lujo y hoteles a los que posiblemente no les afecta tanto la nueva disposición, aunque sí les afecta, ya que muchos hasta han perdido propiedad privada por erosión, sin embargo hay casas humildes, campos pesqueros, pequeñas comunidades costeras que realmente se verán muy afectados.

Queda la interrogante sobre qué va a pasar con las casas que estén en Zofemat, mismo caso para los negocios como restaurantes, palapas, entre otros, hay hasta sucursales bancarias y oficinas de gobierno, dijo el ex funcionario federal.

Puntualizó que lo más delicado, dentro de la definición de playa es que existen ecosistemas frágiles en donde no, se debe transitar, como ejemplos están los humedales, manglares, marismas, sitios de anidación de tortugas, aves y de más áreas de conservación que ahora por definición de ley tendrán que ser públicos, además de que no se podrá impedir el paso.

Lamentó que esta ley establece como si todas las playas fueran turísticas y de zona hotelera como en Cancún, cuando el litoral del país es muy grande.

“Las playas de uso y vocación turística son sólo un pequeño porcentaje y claro que se debe garantizar el libre acceso a éstas pero no de esta manera, no descuidando y afectando al resto de la costa”.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.