Trabajan en rescate de mineros tras derrumbe en Coahulia

Once mineros se encontraban anoche atrapados en un pozo de carbón de la comunidad de Villa de Agujita, en el municipio de Sabinas, Coahuila. Los trabajos de rescate están en proceso. Alrededor de las 13:35 horas de ayer se registró un derrumbe en el desarrollo minero Las Conchas, el cual fue provocado por una inundación luego de que los trabajadores se toparon con un río subterráneo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que cuatro personas, quienes lograron salir, fueron trasladadas al Hospital General de Zona No. 24 de Nueva Rosita, donde son atendidas con lesiones menores. Anoche, el secretario de Gobierno de Coahuila, Fernando de las Fuentes, confirmó que eran 11 los mineros atrapados.

El registro patronal del pozo ante el IMSS está a nombre de Régulo Zapata, hijo del exalcalde de Sabinas con el mismo nombre. Al respecto, el Seguro Social indicó que “la mina está registrada como patrón ante el IMSS, sin adeudo en pago de cuotas”.

La zona permanecía acordonada por elementos de la Policía Civil de Coahuila, Protección Civil de Sabinas, policías municipales, elementos del Ejército, bomberos y buzos, quienes llevaban a cabo labores de rescate. También se instaló un centro de primeros auxilios con ambulancia para realizar traslados.

Despliegan fuerzas

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó en su cuenta de Twitter que, según le reportó el subsecretario de la Defensa Nacional, el general Agustín Radilla, “ya se aplica el plan DN-III y estaban en el lugar 92 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional con especialistas y cuatro binomios caninos”. Previamente, dijo que ya estaban “actuando las secretarías del Trabajo y de Seguridad, Protección Civil, el Ejército, rescatistas y autoridades de la región. Esperamos encontrarlos a salvo”.

Por su parte, el gobernador Miguel Riquelme indicó que dio instrucciones al secretario de Gobierno estatal, a la secretaria del Trabajo y al fiscal para que se presentaran en la zona del accidente y den prioridad al rescate de las personas, en coordinación con las autoridades federales. En un comunicado conjunto, autoridades federales y del estado de Coahuila informaron que el accidente tuvo lugar a las 13:35 horas y ocurrió “cuando trabajadores en el desarrollo de sus actividades de excavación se toparon con un área contigua llena de agua que, al derrumbarse, provocó una inundación, dejando atrapado a un grupo de mineros”.

Precisaron que la mina inició operaciones en enero pasado y no se tenían antecedentes de denuncias por anomalías. Sin embargo, no señalaron el número de trabajadores que podrían estar atrapados. Familiares de los mineros exigían ayer la detención de los responsables del pozo, quienes —acusaron— se habrían dado a la fuga, en particular el capataz, Cristian Solís.

Recuerdo de otra tragedia

Familiares y amigos se unían ayer en oración para que encuentren con vida a los mineros.

Este accidente trae a la memoria la tragedia ocurrida el 19 de febrero de 2006 en la mina Pasta de Conchos, donde una explosión dejó atrapados a 65 mineros, de los cuales sólo se recuperaron los cuerpos de dos. Desde entonces, las familias exigen la búsqueda y rescate de los restos. “¿Cuántas muertes necesitamos para que tomen medidas de no repetición?”, cuestionó en redes sociales la organización Familia Pasta de Conchos al informar también del accidente.

Pide experto legislar extracción en “pocitos”

Guillermo Iglesias, ingeniero metalúrgico y profesor en la Universidad Tecnológica del Norte de Coahuila, pidió que se legisle la extracción de carbón en los llamados “pocitos”.

Los “pocitos” son pequeñas minas a las que se llega por un tiro vertical, con un diámetro de alrededor de 1.5 metros y profundidades de hasta 400 metros. En este tipo de obras han muerto decenas de mineros en la última década.

En una de estas minas quedaron atrapados ayer varios trabajadores, después de que se inundara al topar con agua subterránea. El ingeniero Iglesias explicó que la formación geológica comprende, además de extractos de carbón, conglomerados en los que el agua puede fluir en forma de grutas o veneros, pues hace miles de años la cuenca fue un océano y hay corrientes subterráneas.

Explicó que una empresa minera debe contratar ingenieros para sondear el área y realizar diagnósticos y estudios geofísicos para localizar esos veneros de agua subterránea y sellarlos, “pero eso no se hace en un pocito”.

Señaló que al no contar con un estudio topográfico, los mineros tratan de excavar “y se les viene el agua”, ocasionando tragedias como la que se vive ahora.

Los comentarios están cerrados.