Investigarán a responsables de la demolición de teatro

El ex gobernador, ex alcalde y actual Comisionado Político Nacional de Asuntos Electorales del Partido del Trabajo en el estado, Narciso Agúndez Montaño, calificó como una burla para los josefinos y cabeños lo que se hizo con el inmueble del teatro de la Ciudad, Miguel Lomelí Ceseña, actualmente convertido en ruinas por lo que solicitó a la próxima síndica municipal, Alondra Díaz, se inicie una investigación y se proceda jurídicamente por “acción y omisión” a los que decidieron echar abajo el inmueble y dejaron tirada la obra, y por supuesto a quienes autorizaron el recurso para una remodelación que nunca se dio.

“He solicitado a Alondra dé seguimiento como ciudadana nativa, que se esclarezca este hecho y que se demande penalmente a los que tienen que cumplir ante la ley, y ese teatro quede cuando menos como estaba antes; también lamentó que la actual administración no haya demandado y no le haya dado seguimiento para ajustar al anterior gobierno como al constructor”, sostuvo.

Reiteró que seguramente el próximo gobierno municipal que encabezará Oscar Leggs Castro habrá de tomar cartas en el asunto y jalar a quien se tenga que jalar para que responda a este hecho tan lamentable.

Exgobernador, ex alcalde y actual Comisionado Político Nacional de Asuntos Electorales del Partido del Trabajo en el estado

Recordó que el Teatro de la ciudad fue el Cinema 70 del pueblo. Era un edificio emblemático, a él le tocó ir al cine y todos los nativos y los que llegaron hace mucho tiempo a Los Cabos saben que se trata de un edificio emblemático en especial para los josefinos y, fue en marzo del 2007 cuando el gobierno municipal a cargo de Luis Armando Díaz y en su tiempo de gobernador cuando se restauró, se arreglaron las butacas, alfombras, en el segundo nivel las terrazas, se mejoró el sonido y quedó en excelentes condiciones, ahí se presenció la participación de la sinfónica de Los Cabos, obras de teatro, informes de alcaldes y soportó el inmueble muchos huracanes, Juliette y Odiel y ahí estaba el teatro, no había motivo para derribarlo, si estaba bien rehabilitarlo pero no tirar el edificio.

Desde su punto de vista, la administración municipal actual debió haber demandado al gobierno anterior tanto a la administración como al constructor por no haber concluido la obra que hoy es un elefante blanco, cuando hacen mucha falta espacios de arte, recreación y cultura en San José del Cabo y en todo el municipio.

Aseveró que fue la administración de Arturo de la Rosa Escalante quien decidió derribar el inmueble y el constructor de apellido Murillo, quien por cierto es hermano de quien será regidora en el próximo gobierno, de la planilla del PAN, por lo que el próximo ayuntamiento estará obligado a dar seguimiento para que se esclarezca este lamentable caso.

Los comentarios están cerrados.