La responsiva médica en este regreso a clases

PARA EL FIN

Si usted tuviera la necesidad de llevar a su hijo a un hospital para que le hagan una cirugía, está obligado a firmar un consentimiento por escrito. Ese consentimiento o responsiva lo firma usted precisamente porque se reconoce que hay un peligro y riesgo de complicaciones o incluso de muerte para su hijo.

Esa responsiva médica es explicable y justificable pero no significa que el Hospital o los doctores no tengan responsabilidad sobre un descuido o una mala práctica que realicen y que pueda acarrear un daño físico irreversible o la muerte de su hijo.

Lo que para muchos mexicanos resulta inexplicable e injustificable es que la Secretaría de Educación Pública haya exigido una carta responsiva de los padres para enviar a sus hijos a las clases presenciales. Aunque ya se retractaron, el hecho de haberla pedido significa que el gobierno reconoce un evidente riesgo de enfermedad y muerte.

La educación pública es una garantía constitucional que obliga a los gobiernos a otorgarla de manera obligatoria y gratuita con todas las medidas de seguridad y de higiene que requieran nuestros hijos.

Para eso y para otros servicios públicos pagamos nuestros impuestos.

¿Usted cree que el gobierno se esté lavando las manos?

Ahí lo dejamos, para el fin.

 

Los comentarios están cerrados.