Restringe EU regreso de viajeros; se prevén cancelaciones

A partir del 26 de enero, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en los Estados Unidos, requerirá que todos los pasajeros aéreos que ingresen a los Estados Unidos presenten una prueba COVID-19 negativa, tomada dentro de las 72 horas posteriores a la salida.

Ello supone la eventual pérdida de reservaciones en la industria turística nacional, dependiente del turismo norteamericano. 

En un comunicado publicado este 12 de enero, el Departamento de Estado de los Estados Unidos indicó que la pandemia de COVID-19 continúa afectando a los países de manera diferente, y que  los desafíos para cualquier viaje internacional en este momento pueden incluir cuarentenas obligatorias, restricciones de viaje y fronteras cerradas.

Advirtió a sus ciudadanos que si eligen viajar internacionalmente, su viaje puede verse gravemente interrumpido y puede ser difícil organizar el viaje de regreso a los Estados Unidos.

Anunció entonces que todos los pasajeros aéreos que ingresen a los Estados Unidos deberán presentar una prueba COVID-19 negativa, tomada al menos 72 horas antes de su día de viaje.

No se aclara, pero se infiere, que de resultar positivos deberán de guardar cuarentena en aquella ciudad o país en el que se encuentren.

Precisa que  las aerolíneas deben denegar el embarque de pasajeros si no proporcionan documentación de una prueba negativa o recuperación del SarsCov2.

Los comentarios están cerrados.