BCS arrastra enorme rezago en inclusión de personas con discapacidad

Hasta el año pasado no se contaba con un censo de personas con discapacidad, y a la fecha también ya se les empieza a capacitar para que puedan integrarse a la vida laboral

Dinorah de Haro Inda, directora ejecutiva de la Fundación Solmar en entrevista para CPS Noticias y Tribuna de Los Cabos expuso que hasta el año pasado Los Cabos no contaba con un censo de personas con discapacidad, lo que indica el alto grado de rezago en cuanto a inclusión que se tiene en la entidad, sin embargo, hoy por hoy, empiezan a trabajar en la certificación laboral para que de una vez por todas se integren a la sociedad.

De Haro Inda  destacó que la pasada administración del Gobierno del Estado dejó las políticas públicas con la que se puede empezar a asentar en el registro a las personas y niños con alguna discapacidad en todo Baja California Sur

“No estaban incluidas en el censo, no teníamos el número, ya se están empezando a hacer estadísticas, todavía improbables”, expresó.

Aseveró que este paso es importante pues se empiezan a visibilizar a integrar en la sociedad, lo que dará pie a espacios laborales e infraestructura pensada para ellos.

“Realmente debemos de hacer conciencia que genera un rezago social invisible, que no sabemos, pero gente como yo y como muchos estamos trabajando para que sean incluidos”, mencionó.

Ante ello Dinorah de Haro compartió que Fundación Solmar trabaja de la mano con la Secretaría del Trabajo para poder certificar a las personas con discapacidad a través de una máquina llamada VALPAR la cual por el momento solo se encuentra en La Paz.

“Esta máquina certifica a las personas con discapacidad en autismo, síndrome de Down, te arroja como un curriculum y este abre las puertas para que personas con alguna discapacidad puedan trabajar, por supuesto que hay discapacidades que son muy severas que lamentablemente no tiene la posibilidad, pero de las leves a moderadas, pueden trabajar y están avalados por la Secretaría del Trabajo”, manifestó.

Finalmente, la directora ejecutiva de la Fundación Solmar explicó que la certificación arroja las áreas en las que el joven o adulto en base a su discapacidad puede laborar y puede ser desde atención al cliente, ventas y más, pues hay gran cantidad de personas han recibido terapia desde niños y son totalmente funcionales.

Los comentarios están cerrados.