Sader busca inhibir el uso de clembuterol para engordar ganado

Bovinos

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), señaló que mediante los programas Proveedor Confiable e Introductor Confiable, se constata que la carne de res que proviene certificada y libre de sustancias como el clembuterol.

Esto, con el propósito de inhibir el uso de sustancias prohibidas en la alimentación del ganado bovino destinado para consumo humano.

"Las representaciones estatales del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), en coordinación con los Comités de Fomento y Protección Pecuaria, brindan asesoría a productores y acopiadores para que se adhieran y participen en estas acciones", refirió la Sader.

Por una parte, el programa Proveedor Confiable está dirigido a los productores dedicados a la engorda o finalización de animales y tiene como propósito brindar la garantía a los consumidores de que el producto proveniente de un corral inscrito en este padrón y es criado sin administrar sustancias prohibidas.

En tanto, el programa Introductor Confiable está diseñado para las personas dedicadas al acopio de animales o lotes de distintas engordas o unidades de producción destinadas a sacrificio en establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF) y rastros municipales, con el reconocimiento de ser proveedores de carne sana, segura y con calidad, en beneficio del consumidor.

Cabe recordar que el clorhidrato de clembuterol es un fármaco que se encuentra prohibido en la ganadería por su efecto tóxico residual en humanos. Su uso en la engorda de ganado está tipificado como delito en la Ley Federal de Sanidad Animal.

Este fármaco es altamente peligroso y es utilizado para incrementar el peso en los bovinos y otras especies. Los productos cárnicos contaminados por este agente generan intoxicaciones y entre los síntomas que provoca están: dolor de cabeza, aumento en la frecuencia cardiaca, temblor del cuerpo, náuseas, mareo y escalofrío.

Por ello, la Sader explicó que a nivel nacional existen 105 unidades de producción inscritas, lo que representa 76 mil 328 cabezas de ganado. Además, se cuenta con un padrón de 86 introductores confiables.

Además, se contabilizan 63 establecimientos TIF dedicados al sacrificio de bovinos toman muestras para detectar anabólicos; en 2019, los médicos veterinarios que laboran en este tipo de plantas realizaron cuatro mil 183 muestras.

"De esta manera, los productos de origen animal que provienen de establecimientos TIF ofrecen más garantías a los consumidores, ya que, además, sus procesos están bajo la vigilancia permanente de médicos veterinarios aprobados por el Senasica, quienes constatan el cumplimiento de estrictos estándares de inocuidad", precisó la dependencia.

Comparte