Santiago un pueblo lleno de historia, tradiciones y fe: Hugo Payén

Hugo Francisco Payén Izabál, originario de Los Cabos, dijo que las fiestas de Santiago, es una ocasión grandiosa debido a que el pueblo cumple 300 años de fundada por el jesuita italiano, Ignacio María Nápoli en 1721, destacando que su iglesia cambió originalmente de lugar debido a las inclemencias de un ciclón, hasta que en 1724 se construyó de manera definitiva.

Destacó que el pasó su infancia en este lugar, por lo que siente nostalgia y añoranza de recordar en documentos que tiene en su poder, que en estas fechas hace 70 años llegó con sus padres a estudiar en la primaria Benemérita Escuela de Quintana Roo, su maestra Sarina Cota y quien vivía a una cuadra de la escuela.

Indica que tiene en su poder un sobre que le dedicó su maestra a él y son sus primeros esfuerzos en la escuela, acción emotiva que casi lo hace llorar.

Así mismo dentro la fiesta patronal, declamó el poema en los 300, de su entrañable amigo Juan Melgar:

Con la rojiza escarpa como fondo
y el dedo misional que apunta al cielo, el sol salta en los techos de Loreto desde hace tres centurias
más o menos.
Con los años que tiene (y bien vividos) la capital primera
el bastión primo
de civilización californiana
continúa viviendo en los recuerdos la bondad de los padres y del vino con sus cepas de Rioja
la saga que emprendiera Salvatierra concebida por Kino
y culminara al norte fray Junípero Serra.
De aquí partió a San Diego con vaqueros y soldados de cuera
la riqueza
(el trigo
la munición de boca
los aperos
los toros y caballos) para iniciar
en aquella California un gran emporio. Pero todo eso es ahora historia antigua que da para el orgullo en el relato
y alienta la esperanza de que un día aquella California entre en razones
y devuelva el favor
con intereses.
La escena
en los trescientos es la misma.
La Laguna
el verdor
la buena gente
y el sol
que es para todos
como siempre
pero ha mudado la escenografía
(ice cubes for sale private property of course) ha crecido en hoteles
campos de golf
y otras novelerías para turistas.
Más el nervio y el hueso y la substancia que volvieron posible la epopeya
el espíritu fiel de los pioneros
que se apearon a fundarnos la patria no se ha mellado aún
puedo jurarlo
va a vivir otros mil junto a Santiago.

Concluyó que todos los californios y nativos de estas resequedades y los no nativos, que son los adoptivos de la patria chica, están de fiesta, destacando que Santiago es un sitio que aún no está contaminado de la transculturación que trae tanto desarrollo entre comillas.

 

Los comentarios están cerrados.