Se aprobó: Misión Punta Norte podrá construir 4 mil 613 viviendas

Durante la vigésima séptima sesión extraordinaria de cabildo en la que, con 9 votos a favor, 5 en contra y 1 abstención, se aprobó el cambio de uso de suelo al desarrollo inmobiliario Misión Punta Norte para la construcción de 4 mil 613 viviendas.

Al respecto José María Avilés Castro III regidor y presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano Ecología y Medio Ambiente, firme en su postura, insistió que el Cabildo no tiene las facultades para realizar modificaciones en el Programa de Desarrollo Urbano de Centro de Población de La Paz (PDU), esto debido a que, el proyecto que Punta Norte pretende realizar en el predio denominado “Zacatecas” es incompatible con las disposiciones legales y lineamientos del PDU.

Dijo, de considerarse en su caso una modificación al PDU, esta deberá ser consensuada a través de una consulta pública y con especialistas en la materia, procedimiento que hasta ahora tampoco se ha realizado.

“Creo que no es posible que en una sesión de cabildo se vote por un cambio de uso de suelo cuando el artículo 17 de la propia Ley de Desarrollo Urbano señala claramente que el procedimiento para hacer adecuaciones, modificaciones, cambios o actualizaciones en el Programa Desarrollo Urbano tiene que hacerse conforme a un procedimiento, que involucra la consulta pública la participación de técnicos, especialistas, y que finalmente se decante en la modificación o actualización del PDU entonces nos mantuvimos cinco en contra y una abstención de que no hubiera de facto una modificación al PDU”, sentenció.

De igual modo la décimo primer regidora Alicia Arvizu Higuera, puntualizó que la aprobación en el cambio de uso de suelo, tira a la basura el trabajo realizado por la sociedad civil y autoridades involucradas en la elaboración del PDU, enfatizó que con esta aprobación los recursos naturales son alterados, así como el crecimiento desordenado, poniendo de contexto, además, a decir de estudios realizados por diversas organizaciones ambientales la alarmante preocupación derivada del estrés hídrico.

En ese sentido, Avilés Castro, subrayó que ante tal hecho se planteó en el dictamen, la donación de un pozo de agua ubicado en la zona para que abastezca a todos los lotes, sin embargo, este no cubriría ni el 10%.

“Ese pozo de agua, de acuerdo a los dictámenes técnicos que un servidor pudo conseguir con especialistas, en esa área, no da ni para el 10% de las viviendas que se van a construir; también se dictaminó la obligatoriedad de que se construya una planta desaladora, sin embargo, la planta desaladora lleva una serie de requisito y dictamen de impacto ambiental que lleva tiempo y dentro de las propias consideraciones del proyecto de impacto urbano que presentó la propia empresa, no aparece lo de la desaladora, sin embargo, en el acuerdo de quienes votaron a favor del condicional que haya una planta desaladora, habría que ver en qué términos se va a llevar a cabo por qué se necesita todo un proceso para su autorización”,concluyó. 

 

 

Foto: Ivette Pérez

Los comentarios están cerrados.