Sector energético mexicano no es atractivo para privados

La pandemia ha dejado algo muy claro: vivimos en un mundo con constantes contracciones económicas y una inflación en constante crecimiento.

Ante este panorama, son varios los países latinoamericanos que han realizado cambios en sus economías, como el facilitar la apertura para la inversión a capitales privados, tanto nacionales como extranjeros, por ejemplo, eliminar las cargas presupuestarias en lo que respecta al sector energético.

 

El caso de México

Durante un seminario llevado a cabo por Industrial Info (IIR Energía) pusieron en evidencia cómo en México no se han llevado a cabo nuevos proyectos que aseguren una estrategia en el sector energético a corto plazo.

Si tomamos en cuenta las regulaciones y cambios estructurales, la mayoría de los proyectos se estarán concentrando en los siguientes rubros:

  • Extracción de gas natural
  • Plantas de GNL
  • Ductos
  • Infraestructura de almacenamiento
  • Refinerías

 

Sector energético mexicano

El mercado energético mexicano no es atractivo para el capital privado porque existe una incertidumbre que se vincula a las restricciones impuestas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En México, el 37 % de los proyectos presentan demoras mayores a dos años simplemente para iniciar la construcción de ductos.

Incluso algunos proyectos se han cancelado o están a la espera por la modificación a la Ley de importación; esto es lo que desalienta las inversiones en el sector.

Sin embargo, no todo es malo.

Los capitales privados, aunque son los menos, siguen interesados pues la demanda se ha ido incrementando.

La clave está en brindar certidumbre en el mercado para que no todo esté ligado a la inversión en Pemex, pues como podemos apreciar en las siguientes gráficas, la petrolera ha ido perdiendo atracción.

 

Los comentarios están cerrados.