Sobreexplotación y contaminación ponen en riesgo acuíferos

Sobreexplotación y contaminación ponen en riesgo acuíferos

El Colectivo de Académicos Sudcalifornianos en escrito solicitó la urgente intervención del presidente de la República y aseveró que la construcción de una planta desalinizadora en la ciudad capital no es la solución a la problemática.

 

Cabo San Lucas.- El Colectivo de Académicos Sudcalifornianos (CAS), solicitó la urgente intervención del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien estará este día en este destino turístico para presidir reunión de Seguridad, La Mañanera e inaugurar obras en la colonia Las Palmas, ante la grave situación del acuífero de La Paz, sometido por un lado a una exagerada sobreexplotación y además como consecuencia, a una contaminación importante y cada vez mayor por su agua marina.

Todo ello, señaló CAS, por la irresponsabilidad e ignorancia con la que el acuífero se ha manejado a lo largo de más de cuatro décadas, por los tres niveles de Gobierno: A nivel Federal por CONAGUA, a nivel Estatal por la Comisión Estatal del Agua (CEA) y a nivel Municipal por el Organismo Operador (OOMSAPAS) de La Paz.

Recalcó el Colectivo que La Paz es la capital estatal más árida del país, no cuenta con ríos y de las escasas lluvias que se presentan de manera torrencial en la temporada de huracanes, la mayor parte se va al mar y solo una pequeña parte se infiltra y recarga el acuífero. Además no se cuenta con la infraestructura adecuada para retener el agua de lluvia y favorecer la recarga del acuífero. 

Siendo el agua un recurso fundamental para la subsistencia de la población de La Paz, así como para soportar el desarrollo y crecimiento de la ciudad, es pertinente preguntarse: ¿hasta qué tamaño podría ésta crecer en forma sustentable con base a la recarga actual del acuífero?  La respuesta sería cuando la extracción de agua iguale a la recarga. Sin embargo resulta que ya la extracción ha excedido por mucho la recarga, pues de acuerdo con la CONAGUA -aunque en forma extraoficial-, se tiene actualmente un déficit de 15.8 millones de metros cúbicos al año, que además coincide con otras mediciones de expertos (Grupo Especializado de Trabajo del Consejo de Cuenca de BCS). 

Este déficit equivale a más de 500 litros por segundo y representa casi la mitad de la extracción total, es decir ya se ha excedido casi en un cien por ciento a la recarga. Por tratarse de un acuífero costero, su sobreexplotación durante tanto tiempo ha provocado la entrada de agua marina en cantidades cada vez más preocupantes, lo que ha motivado que la cuña de agua salobre supere en algunos lugares los diez kilómetros a partir de la costa, inutilizando varios pozos debido a su alta salinidad. Ante ello, el futuro previsible es que el acuífero deje de dar servicio a todos los usuarios por su alta salinidad.

Ante esta situación, observaron, es indispensable incrementar el aporte de agua de lluvia al acuífero y hacer un uso eficiente del agua, lo que implica el reciclado del agua y disminuir considerablemente el desperdicio de este recurso, todo ello, ante una de las tasas de crecimiento poblacional más elevadas del país (4.5 % entre 2005 y 2010 en BCS), que de acuerdo a esta tendencia se espera una inevitable catástrofe a corto plazo.

Para incrementar la recarga se requieren de obras de retención y almacenamiento que permitan aprovechar las fuertes avenidas en temporada de huracanes o de lluvias torrenciales. Para ello los expertos han propuesto diferentes opciones al Consejo de Cuenca de La Paz, en donde participan los diversos sectores de gobierno, usuarios, académicos, organizaciones civiles y dependencias relacionadas con el uso y manejo del agua y que hasta ahora se han dejado de lado por problemas presupuestales, por lo que le solicitamos su apoyo para que se puedan concretar en su actual administración.

Algo que no permite mejorar el servicio del Oomsapas es la existencia de  la tarifa fija mínima que se aplica a casi la mitad de los usuarios. Esto hace que las personas desperdicien el agua, no arreglen fugas, y que no le dé su valor vital. Por otra parte, el servicio operador al no contar con suficientes recursos, no puede dar mantenimiento a la red de distribución del agua, la cual actualmente tiene una pérdida en fugas, estimada de hasta del 40% del agua extraída de los pozos. 

La macro medición en todos los pozos del acuífero es de gran relevancia, para poder conocer el balance. De acuerdo a la CONAGUA  actualmente el volumen concesionado es de 28.96 millones de metros cúbicos al año, lo que equivale a 918.3 litros por segundo, sin embargo es un dato cualitativo, debido a que se ignora cuánto se está extrayendo al acuífero y se presupone que se está extrayendo más de esa cantidad declarada. 

Por lo anterior todos los usuarios deben contar con medidores (micro y macro medición), así como el establecimiento de tarifas crecientes para consumos elevados. Se tiene estimada una inversión de 80 millones de pesos para comprar todos los medidores.

Es indispensable la reutilización de toda el agua tratada (aproximadamente 550 litros por segundo). Una buena parte del agua tratada con valores de algunos cientos de litros por segundo se está enviando al mar, agua que en vez de contaminar la Ensenada de La Paz, pudiera usarse para bajar en forma importante el déficit del acuífero, para lo cual se requiere una última etapa de tratamiento que permita su reutilización y así completar su reciclado.

El problema de la entrada de agua marina al acuífero, según los expertos, la solución más viable es la reinyección de parte del agua tratada a lo largo de la costa, solución que hasta ahora se ha dejado de lado, pero es urgente que se aborde con mayor profundidad y diligencia a la brevedad. 

Ante la complejidad del problema, “consideramos que la instalación de una desaladora de 200 litros por segundo que ya se ha mencionado, además de ser notoriamente insuficiente, resulta ser la peor solución por su excesivo costo (800 Millones de pesos MN), tanto económico como ecológico, pues además requiere de un mantenimiento excesivo y costoso a lo largo de una vida útil aproximada de 15 años. Es por ello que esta solución debiera contemplarse como última opción y antes canalizar urgentemente los recursos disponibles para hacer eficiente al máximo tanto la recarga como su consumo”.

 



Te puede interesar: Observa los casos confirmados de coronavirus en México en este mapa

Comparte