Tecla 7/6 SIN PERDERSE LA CAPACIDAD DE ASOMBRO, A LAS URNAS

“Queda, sin embargo, saber qué se aprenderá de las lecciones y lecturas del actual proceso electoral, dado que volverá a pasar lo mismo: cuando los nuevos cabildos en Baja California Sur digan en septiembre “Sí protesto” comenzará a sentirse el espectro político del 2024. ¿Se puede vivir el tiempo de mañana, sacrificando el hoy?, va a suceder. Pero, hay una aduana antes que pasar. El domingo 6 de junio, todos a votar”.

Llega hoy la etapa final de una grilla iniciada desde el 2018 y que cobró forma para la legitimación del poder político durante los últimos dos meses con las campañas que este dos de junio concluyen; vendrá veda electoral. A votar el próximo 6, la gran jornada dominical.
    Hoy, en Los Cabos, en el último día de proselitismo habrá diversas actividades políticas, incluso un debate entre quienes están en campaña municipal convocados por el Instituto Estatal Electoral de Baja California Sur –IEEBCS–.
    En estos días no dejamos de asombrarnos: 
   –Impresentables llegaron a Los Cabos, como Marko Cortés (PAN), Alejandro Moreno (PRI) y Miguel Ángel Mancera (coordinador de Senadores del PRD); Fox y Calderón pretendiendo de manera contradictoria dictar rutas de votación y pretender hacer democracia en la que, irónicamente, se orinaron cuando ejercieron el poder.
   –El cinismo político no tuvo límites para quienes hoy se dicen “pueblo” y claman por ser “izquierda”. Se escuchó al principal soporte de Óscar Leggs (candidato a la presidencia municipal de Los Cabos de la coalición Morena-PT), Narciso Agúndez, pronunciarse por el regreso de  “gobiernos de izquierda”, cuando el 2 de Octubre de 1968 pasa, ignorado, al lado del ex gobernador y también ex alcalde cabeño sin que exprese el mínimo respeto o sepa de la esencia de esas vidas, de esos muertos y desaparecidos, que con su propia vida masacrada ante el tableteo militar, dieron a México un aliento por la democracia. 
–Leggs se dice “pueblo”: ¿cuál pueblo? ¿El que durante años ha sido abandonado en medio de los arroyos para poblar las zonas de riesgo desde los tempos mismos del poder municipal que ejercieron los ex alcaldes que hoy andan liderando su proselitismo político?. Vaya suerte echada. Cómo me gustaría escuchar aquí, a Andrés Manuel con el “al carajo”, con esta terrible realidad en Los Cabos a la que escapan sus responsables, nada más referidos por Leggs por “20 años de rezago en el desarrollo social”, pero sin atreverse a señalar que de ese tiempo, 13 años corresponden a los ex alcaldes que trae a su lado, y otros casi tres de la actual 4T municipal.        
 –Leonel Cota, ya acabándose las campañas declara que apoyará a los candidatos de Morena-PT y no al Grupo Los Cabos (el de Narciso Agúndez). Pero, si el Grupo Los Cabos cooptó las propias candidaturas morenistas-petistas.
 O, acaso, Leonel ignora que Luis Armando  Díaz va de candidato por la diputación local del Distrito VII, un hijo de Narciso por el Distrito XII, el cuñado de Luis Armando va en la primera regiduría de la planilla de Leggs (pierdan o ganen tiene espacio edilicio seguro). Y así, hasta llegar al mismo Leggs; el propio Víctor Castro es parte del Grupo Los Cabos, ni salía del agundista rancho Pénjamo, en Santa Anita.
 –La foto de la derrota. Los tres se tomaron la foto: Leonel, Víctor y Narciso. Leonel y Narciso le alzaron los brazos a Víctor. No se valoró como una señal de triunfo:
    a).- Leonel llegaba a la cita de esa foto, cuando Víctor y Narciso le habían pulverizado su liderazgo político en el eje municipal La Paz- Los Cabos. Antes, mucho antes de las votaciones del 6 de junio, ya le habían quitado la presencia política regional. E impulsaba Víctor ahora a Legss y a Milenia. Cosas de la política, sí. No hacía falta Leonel. En Comondú, Víctor Castro, lo dejaría en claro de manera impulsiva, no reflexiva, al expresar que Rigoberto Arce había llegado tarde, que siempre, primero, había estado Leggs para la postulación a la presidencia municipal de Los Cabos. Pero, cómo pudo haber llegado tarde Rigoberto Arce quien había sido coordinador y triunfador en los comicios de Los Cabos del 2018, y por tal había estado firme desde la oposición con López Obrador. En la lógica política Rigoberto Arce estaba en primera línea, pero lo mandaron, lo que se dice, a volar, con un argumento muy pobre, faccioso. Se trataba de un grupo de poder al acecho de la marca Morena. 
No llegaba triunfante Leonel a esa  foto. Sus cercanos, los de Leonel, no habían sido considerados por el supuesto de haber llegado tarde, cuando en contraste, ellos habían empujado por Morena y ganado La Paz y Los Cabos en el 2018. No habían llegado tarde, simplemente les habían dado el chingadazo del háganse a un lado. Y aparte lo que había dicho de él, Narciso, desde el 2005.
     b).- Si Víctor Castro hubiera tenido la certeza de ser ganador, ese sábado en el que Leonel y Narciso le alzaban los brazos, por supuesto que no hubiera requerido de Leonel. Esa foto nunca se habría dado. No reflejaba la foto, triunfalismo alguno, sino daba testimonio de la adversidad en la que se despeñaba una propuesta política, finalmente, no cuajada. También, más que sumar, lo que la foto dejó fue el sabor de la confusión –lo que también resta—. A diferencia de tal escenario, la tienda de enfrente (la aliancista PAN, PRI, PRD, PRS y Humanista que tendría más contradicciones políticas para rompimientos internos y desgastarse) superó sus diferencias, de su alianza hizo su unidad y de su unidad la actual fortaleza con la que hoy cierra campañas en La Paz con Ricardo Barroso, en Los Cabos con Guadalupe Saldaña y por la gubernatura con Francisco Pelayo.  
   c).- Tampoco para los jóvenes morenistas, la foto de los tres fue una foto de triunfo. A los jóvenes que anduvieron desde antes del 2012 con López Obrador y contribuyeron a que Morena ganara, los hicieron a un lado, ignorados. Para el 2021 ya habían crecido, tenían madurez y compromiso político, pero ni los pelaron para imponer a los mismos de siempre. No sé si sigan cargando pancartas, triste final; mujeres, en contrario mandaron al diablo a los que se apoderaron de la marca Morena y se fueron con su dignidad a otra parte y a otras postulaciones. Derrotados en casa aquellos jóvenes morenistas, antes del 6 de junio.
    Queda, sin embargo, saber qué se aprenderá de las lecciones y lecturas del actual proceso electoral, dado que volverá a pasar lo mismo: cuando los nuevos Cabildos en Baja California Sur digan en septiembre “Sí protesto” comenzará a sentirse el espectro político del 2024. ¿Se puede vivir el tiempo de mañana, sacrificando el hoy? Va a suceder.
     Pero, hay una aduana antes que pasar. El domingo 6 de junio, todos a votar.
    Será la jornada dominical, la crónica importante. Cuando concluya la jornada de votación, que la historia de los votos cuente el mejor destino.
   Concluye hoy un proceso de promesas, decepciones, cinismos, rupturas, alientos. Nada nuevo. A la realidad del brutal rezago urbano local, no le maquilla el decir. Hay tanto por hacer que la acción debe de dar crédito a la palabra.
   La política tiene un nuevo amanecer. Que no se vaya al diablo.       
HASTA EL LUNES
Este tundeteclas estará en línea con la veda electoral. Hasta el lunes.   

Los comentarios están cerrados.