Temporada baja golpea un 50% las ventas de los resturantes

El 2022 inició como un año prometedor para todos los sectores económicos del destino, tras el freno que ocasionó la pandemia durante el 2020 y 2021, dónde las temporadas vacacionales tuvieron que cambiar, el sector restaurantero comentó que toda ya regreso a la normalidad; el verano comienza a marcar la temporada baja.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) Los Cabos, a través de su presidente Michel Zermeño explicó  que el verano es todo un reto para el sector, ya que es notoria la baja de comensales durante el periodo de julio, agosto y septiembre.

“Después de la pandemia en el año anterior fue algo muy diferente porque tuvimos una temporada en la cual hubo movimientos de comensales de los cuales no se habían visto antes de la pandemia; lo que fueron los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Parece que ya estamos regresando a la dinámica anterior de la pandemia.”

El Centro Histórico  de San José del Cabo es la zona turística más afectada del destino durante esta temporada baja, registrando una disminución en sus ventas de prácticamente del 50%; en el caso de Cabo San Lucas solo sus ingresos se vieron afectados en un 30%. Por este motivo los empresarios restauranteros se están apoyando de Wedding Planners y DMC’s para poder atraer grupos.

“Ya observamos particularmente que en San José del Cabo registra una caída de un 40-50%  de los niveles de comensales en el área de San José del Cabo. En el caso de Cabo San Lucas, esto representa entre un 20-30% de caída de comensales. Obviamente tenemos mucho acercamiento con la Asociación de Hoteles, DMCS, y las Wedding Planners para mantener algunos grupos en julio, agosto y septiembre.”

Durante el 2021 la Canirac detalló que la Alerta Sanitaria había provocado el cierre de por lo menos 90 mil restaurantes a nivel nacional, siendo afectados principalmente  los que se encuentran ubicados en zonas turísticas. En el caso del destino se registraron pérdidas de más de 900 millones y el cierre de por lo menos el 20% de los restaurantes.

Los comentarios están cerrados.